Pioneros, asentamientos y refugiados.

En la última conversación con las chicas por Skype, les hablaba de esta metáfora que leí hace tiempo y sobre la que continué meditando. Como dice Madalen, toda clasificación o poner etiquetas es una simplificación, pero a su vez aprendemos cuando categorizamos. Hay que entender estas categorías no como algo estático, es posible que compartamos varias características de cada una, o que en distintos momentos nos identifiquemos más con una o con otra. Después de todo, educar primariamente en el hogar es un proyecto, algo en contínuo cambio. Pero aquí os va la comparación.

La mentalidad pionera la representan aquellos que optaron por tomar responsabilidad de la educación de sus hijos rechazando la educación pública obligatoria en momentos o países donde la situación del ´homeschooler´no es propicia, donde incluso enfrentan posibles cargos legales, denuncias e incluso prisión. Los grupos de menonitas y Amish en Estados Unidos tradicionalmente han tomado cargo de la educación en pequeñas escuelas o en sus hogares, con sus propios libros escritos por ellos, y en algunas ocasiones han enfrentado cargos por absentismo dependiendo el estado donde se encontraran. Hay padres pioneros que en el pasado, cuando los colegios impartían enseñanzas religiosas abiertamente y en la mayoría de los centros, donde padres que no compartían esas creencias optaron por no llevar a los hijos al colegio, y enfrentaron denuncias legales. Y hace unos pocos años en Estados Unidos, igualmente muchas familias optaban por el homeschooling desafiando al sistema, y con una opinión pública no favorable, cuando no había un millón de blogs, ni mucho menos los materiales, recursos y organizaciones de apoyo de las que gozamos en la actualidad. Muchas madres con hijos adultos que educaron en casa recuerdan como seguían con ansiedad el caso de otras familias que se encontraban en el punto de mira con juicio pendiente, y muchas de ellas por fortuna tuvieron un veredicto favorable lo cual fue animando y calmando los temores de muchas otras.

Los pioneros no han desaparecido. Si bien en Estados Unidos y otros países la ley nos ampara hasta cierto punto, y el clima social no es el ostracismo casi equiparable al aplicado por la sociedad puritana por Heather en la Letra Escarlata, sigue habiendo lugares como España donde tenemos el caso de Paloma que todos seguimos, que no damos crédito, y donde vimos y vivimos el caso de Ketty  y muchos otros por desgracia menos esperanzadores como los que ocurren en Alemania. Y aunque uno viva en un lugar donde hay libertad plena, los que tienen mentalidad de pioneros optarían por esto aunque no fueran propicias sus circunstancias.

Hay muchos que llegaron al homeschooling como los que populan los asentamientos. Otros (los pioneros) allanaron el camino. Ya hay edificios, tiendas, huertos (recursos, organizaciones, curriculum), la ciudad ya funciona, y además es aclamada y mirada con respeto por muchos, si bien la vida en los asentamientos no es tan cómoda por momentos, si puede ser muy satisfactoria para el que tiene ganas de empezar a construir su hogar por los cimientos pero en compañía de otros. Este tipo de familias no se hubiera lanzado en caravana a cruzar estepas o desiertos, pero son los que se mudarían de su ciudad a un pueblecito del que han oído hablar, con un pequeño papelito con la dirección de un amigo o familiar al que van a reencontrar y que les va a guiar en su aventura. El clima de asentamiento es más tranquilo para las familias que educan en casa, pero los asentamientos son contínuamente atacados por diferentes agentes que los ven como una amenaza o que simplemente quieren determinar las normas por las que se deben regir, en una tensión de pequeño grupo y superestructura.

Por último están los refugiados. Los refugiados son aquellos que viven en un lugar que es temporal, llegaron allí huyendo de algo. De una situación que no les parecía aceptable, y buscan ayuda y van a este campamento donde la situación de los otros alrededor es precaria, aún no saben qué será de ellos en el futuro. En el tiempo en el campo de refugiados pueden meditar y decidir para dónde van a seguir, muchos buscarán un lugar permanente después, otros pueden pasar toda una vida. Estos serían los casos en que familias llegan al homeschooling no por decisión primera, sino como huída del colegio, de situaciones en que sus hijos no están mejorando sino que están sometidos a presiones y tensiones que les perjudican. También algunos buscan esta alternativa porque dícese consigue mejores resultados académicos que la escuela, es decir, se escoge el homeschooling con el colegio como referente, para hacer exactamente lo que en los colegios pero con mayor eficacia y resultados.

Pero todo esto se mezcla y combina, es posible que muchos que hayan huído al campo de refugiados se den cuenta de que siempre quisieron optar por esta educación y se muden pronto al asentamiento. Es posible que muchos pioneros, después de muchos años de lucha se muden a un campo de refugiados o incluso vuelvan al lugar del que partieron muchos años atrás porque en el presente tenga sentido hacerlo.

Espero que la metáfora os haya inspirado y sea buen punto de partida para conversar y analizar este movimiento de la educación en el hogar.




2 comments:

Desdemicordilleradelosandes dijo...

o Silvia !! que buen post , muy bien escrito . gracias por compartirlo.
Un besaso!!!

Ana P. dijo...

Yo me siento un poquito de las tres, sabes? Refugiada, porque saqué a mis hijos del colegio tras haber estado escolarizados varios años. Pionera, porque esta opción todavía es bastante extraña en Colombia y siento que pertenezco a un grupo de familias que estamos construyendo algo nuevo. Pero también se que, como dices,"no me hubiera lanzado sola a cruzar estepas y desiertos" y necesité de la presencia y el apoyo de alguien más pionero todavía para decidierme por este camino.

 

De interés

Traducciones gratuitas


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Buscar en el blog

Seguir el blog por email