Seis cosas sobre mí

bible pic
Esta foto de una de las Biblias de Steve está hecha en la repisa
de la ventana, con la cortina debajo. El contraste tan alto hace
parecer que estuviera en cristal o mármol.
1. He vivido un cuarto de siglo atea y buscando a Dios por momentos, y llevo más de una década de creyente. Con el mismo celo con el que atacaba a los que creían en Dios y Jesús es con el que hoy intento proclamar el evangelio. Por ello me identifico humildemente con el apóstol Pablo. Estos últimos años vividos en la fe han sido los mejores de mi vida. Esta esperanza que ahora vive en mí es la que intento seguir nutriendo (con mis altibajos e imperfecciones) para que me guíe por lo que me resta de vida en este valle transitorio y por si a otro sirviera y moviera a leer las Escrituras y obedecer el plan de salvación.
scarlet b
Página de La Letra Escarlata. Foto tomada en el patio con la lente
de 50mm, f1.8 y mi Nikon D40
2. Si no leo me asfixio. Mi tarjeta más preciada es la de la biblioteca, donde paso tiempo sóla a veces y con las niñas a menudo, buscando tesoros escondidos en las estanterías. Disfruto yendo a mercadillos, ferias y cualquier lugar donde se vendan libros. Una vida no examinada es una vida no vivida, y la lectura nos capacita para conversar, viajar gratis, explorar, analizar, y vivir la vida con plenitud.
La lectura de la Biblia es para mí una cuestión vital no simplemente intelectual. Hay también tantos otros libros al alcance de cualquiera, toda una riqueza que tenemos tan cerca y que a veces no vemos por la miopía inherente a los trasiegos diarios.

typewriter
Máquina de escribir de los suegros de nuestros amigos. Los zapatos
son del suegro de mi amiga cuando era bebé.

3.
Aún mando cartas escritas a mano, escribo correos extensos a mis amistades, y a las niñas les tengo diarios a cada una desde antes de que nacieran. Tengo empezada una novela autobiográfica que pensé para que las niñas pudieran leer sobre el Madrid de mi infancia, y doy vueltas a la idea de un libro a menudo. Quién sabe, es posible que se cumplan algunos de esos proyectos.

tp3
Mi hija pequeña el verano pasado en uno de los eventos
llamados Tea Party, o protesta política.

4. Participo en política en lo que puedo, y hablo de ella, lo cual imagino me hace políticamente incorrecta. En Madrid voté por Izquierda Unida y la última vez por el PSOE (porque era cuando el PP estaba fuerte y de hecho ganó las elecciones con Aznar a la cabeza) y el objetivo para mí en ese momento era que no ganara la derecha.
En Estados Unidos voté por Bush y McCain no porque me gustaran ninguno de los candidatos (no me considero republicana), sino porque la alternativa era y está siendo un desastre. El gobierno desde Reagan, con Bush padre, Clinton, Bush hijo y ahora Obama, no ha dejado de crecer (me refiero a Washington, al congreso y los políticos como casta, que cada vez asumen más poder y encogen el del pueblo, las personas de la calle, si es que alguna vez tuvimos alguna representación). Ahora mismo hay un movimiento bipartisano y formado por independientes en las llamadas Tea Parties. Nosotros hemos participado en una en persona y apoyamos este tipo de eventos y movimiento que trata de devolver el poder a la gente y parar los abusos del gobierno federal y en particular el abuso del poder y las aberraciones antidemocráticas del actual presidente.

piano
Mi hija mayor al piano de los mismos amigos de la máquina
de escribir.
5. La música también me alegra el alma. Eso y ver el sol. Un par de días de lluvia son bellos, nostálgicos, pero demasiados y la ausencia continuada de sol me provocan apatía. Si me siento un poco gris (o blue como dicen por aquí) ponemos música y bailamos. Bien sea clásica (Handel, Tschaikowski y cualquiera de las melodías que escuchaba cuando hice ballet por unos años), o Police, The Cure, Henry Miller, Sinatra, Mocedades...de nuevo tanta música a disposición de cualquiera mediante la radio, internet y que a menudo olvidamos.

nat 17
Dibujo de mi hija mayor hace unos meses.
6. ¿Ya llegamos al seis? Creo haber tenido muchísimos trabajos muy dispares, en una tienda de desratizaciones y venta de cloro y productos para piscinas, jardines, etc. con la que ahorré para irme con otros estudiantes a un intercambio a Rusia (Minsk). Trabajé de cajera en un banco donde nos atracaron a punta de pistola. En Londres de au pair, o nanny por nueve meses. De vuelta a Madrid trabajé haciendo encuestas telefónicas, de ayudante de contable para un señor que coordinaba comunidades de vecinos. Incluso vendí calendarios en la calle para una empresa que supuestamente ayudaba a niños discapacitados pero que ahora dudo que tuviera finalidades caritativas. Eso fue vergonzoso, recuerdo que una amiga salía a su hora de la comida de su oficina y la ví por donde estaba yo con otra vendiendo estos calendarios justo a tiempo para esconderme antes de que ella me viera a mí. Después trabajé para Trident-Adams, vendiendo chicles y caramelos en una furgoneta por kioskos, bares y subiendo y bajando por los pueblos de alrededor de Madrid. De ahí a Méjico a trabajar en un taller de costura al cargo de una plancha industrial (porque coser no sé), y de ahí me cambié a un restaurante de comida corrida (menús caseros del día) donde entregaba los pedidos caminando a la hora del desayuno y comida, y servía las mesas en el restaurantito además de limpiar el comal enorme donde la cocinera preparaba unos sopes deliciosos como no creo que se encuentren nunca. Ya en Houston trabajé de maestra bilingüe y en los veranos de ESL (English as a second language) para los niños de otras nacionalidades (vietnamitas, chinos, coreanos, filipinos, paquistaníes, de la India, africanos, etc.) por seis años. En la actualidad hago algún que otro trabajo de fotografía y finalmente tengo el mejor trabajo del mundo, MADRE, porque envuelve todos los que he desempeñado y muchos mas imaginables.


Gracias Ana Pau por la invitación. Ha sido muy entretenido escribir seis cosas sobre mí. Como dice Ana, primero parece que no vas a encontrar de qué hablar, luego seis cosas se quedan cortas. Aún así no regreso todavía a los blogs. El descanso es recomfortante y curativo. Por eso aprovecho ahora para saludaros a todos.


12 comments:

paloma dijo...

¡Qué ratito más agradable leyéndote! Me gustan las personas que se han convertido en un momento dado de sus vidas, se nota mucho la diferencia, por supuesto que habrá excepciones, pero suelen ser de las comprometidas de verdad, de las que se creen lo que cuentan y lo viven....
Además tiene que ser algo alucinante, de repente ir encontrando la luz y si ya es una conversión de hoy para mañana no te digo ná....
Yo soy de toda la vida, por supuesto con mis momentos de comerme el mundo, épocas de crisis etc...es muy distinto pero por supuesto que también tiene su "puntillo" je,je...
Y también tienes razón con lo de la Biblia, cuando su lectura se trata de una cuestión vital o existencial todo cambia.
Muchos besos.

Silvia dijo...

Gracias por tus palabras, Paloma, como siempre tan generosa y cariñosa.
De verdad que me emociona la posibilidad de conoceros cuando vayamos a Madrid en dos navidades, pero todavía está lejos e intento no emocionarme demasiado...pero imagina, ya tu bebé tendrá un añito o más.

Silvia dijo...

Como ves intento no emocionarme pero no lo consigo, je je je!

Ana P. dijo...

Silvia, qué rápida! gracias por "sacarle el ratico" =) me encantó conocerte un poco más, algo más de tema para el próximo martes, (como no sabemos de qué hablar...jejeje)

Un besote y sigue disfrutando tu descanso blogueril, pero no nos abandones,

Silvia dijo...

De nada Ana. También estoy esperando la próxima charla y no os abandono.

Xhonane Olivas dijo...

Me dió mucho gusto conocer más de tí Silvia!! De verdad que tienes un don para compartir tus ideas! Estoy segura de que tus hijos van a apreciar mucho la novela que estás escribiendo.
Dios te bendiga!!

Two Write dijo...

Xhonane, tan amable como siempre. Muchos besos y gracias por los ánimos.

Merche dijo...

Una vida interesante y llena de matices ;)

Un beso Silvia.

Ipe dijo...

Silvia, estoy alucinada con todo lo que has hecho, y el mundo que has recorrido... de rusia a texas es una distancia considerable, no solo en kilómetros.

Yo también estoy deseando leer tu novela, me gusta tu estilo. Y me asombra que escribas cuadernos para las niñas en esta era digital. Mis hijos también tiene sus libros de infancia (2 tomos cada uno) aunque yo me detuve cuando cumplieron 16 años... una edad en la que uno ya recuerda por si mismo... aunque a veces me dan ganas de seguir.

Me encantaría charlar contigo sobre tu conversión. Yo también soy conversa, pero dado que nunca fui una atea feroz, no soy una creyente dogmática. Cierto que como era atea no celebraba la navidad, pero ahora me gusta pensar que Dios es mucho más que una religión.

Bueno, no te entretengo más... que yo tampoco tengo limite al escribir ;-D.

Feliz descanso

Silvia dijo...

Guau Ipe, tu también escribiste cuadernos para tus hijos. Sigue porque ahora aunque recuerden sus memorias difieren de las nuestras.
Yo lo hago pensando en lo que me hubiera gustado que mi madre escribiera sobre mi infancia. Lo poco que recuerdo me parece bello y fascinante, no todo claro, hay episodios que no fueron precisamente gratos, pero de todo se compone la vida de uno...
A mí tu vida y tus viajes son los que me admiran, será porque la vida del otro nos fascina y la nuestra la pasamos por el colador de la normalidad y escribir la vuelve a resaltar.
Vaya, mujer, que me has reavivado las ganas de retomar mi novela. Tenía sólo uno o dos capítulos, no recuerdo, pero voy a desempolvarla y publicarla poco a poco en el blog.
Por cierto que me encantaría comprar tu libro de poemas ilustrado por Laura. Ahora que estoy escribiendo ese cuentito para mi hija, me hacías falta, si fuéramos vecinas me presentaba en tu casa con unas galletitas y cualquier excusa para que me contaras un cuento que me inspirara, o para que le pusieras un poco de pimienta a mi historia de niños. Pero sé que mi hija será mi crítica más honesta pero a la vez acogerá mi historia para ella con gracia y ternura.

Besos y mándame un correo para ver cómo hacemos con lo de la charla.

Anónimo dijo...

¿En qué sitio de México viviste?
Yo estuve un anio en D.F., con una beca de investigación.
Disfruté tanto la comida que engordé.
Creo que zopes se escribe con Z, pero no me acuerdo totalmente.

Carolina

Silvia dijo...

Qué coincidencia, si hasta viviste en México.
Yo también engordé, ja ja ja, imagina, con tortillas caseras a diario y todo eso frito y riquísimo.
Es posible que zopes se escriba así, muchas cosas que oía con ese eran con "ce" o zeta, y ni cuenta me doy.
Pero no viví en el DF, viví en Guadalajara, osea que conviví con tapatíos, no chilangos, pero tengo en Houston una gran amiga del DF, y otra de Jalapa y diferentes lugares de México ya que obviamente hay muchos Mexicanos por aquí.

 

De interés

Traducciones gratuitas


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Buscar en el blog

Seguir el blog por email