¿Somos antiescuela?

Esta entrada es la respuesta al carnaval XXII propuesto por Laura. ¿Somos antiescuela? Pues depende de lo que uno entienda como anti escuela, o como escuela.

Obviamente si no mandamos a los niños a la escuela es porque debemos de pensar que en nuestro caso esta opción es mejor a la de llevarlos al colegio. Y cuando se nos dice que cuáles son las ventajas pues defendemos nuestra posición con vehemencia.Hay casos específicos en que esta opción fue reacción a una situación a la que había que poner remedio pues los niños por equis o zeta no iban bien en el colegio. No todos pero muchos educan en casa para evitar el acoso escolar, otros porque los niños son diagnosticados con múltiples problemas que afectan su rendimiento en un aula con un maestro y treinta o cuarenta niños, y los padres no quieren medicar a los niños pues en casa pueden desarrollar su potencial sin necesidad de medicinas. Otros tienen niños que van avanzados respecto a sus compañeros por lo que se aburren o no van bien. Algunos no llevamos a los niños al colegio porque simplemente deseamos hacernos cargo de su educación para lo cual nos preparamos contínuamente, y nos llena de satisfacción, nos aporta muchísimo en nuestra vida familiar, favorece a nuestros hijos académicamente, y nos dá algún que otro dolor de cabeza. Pero como maestra que ejerció varios años en un colegio público en Houston nada nuevo, diría.


En nuestro caso entiendo la educación como algo diferente y no exclusivo de la escolarización. La parte académica que es la que argumentan que sólo es posible en los colegios, es perfectamente viable en familia también. La parte social no pienso que sea tampoco exclusiva de la escuela. Y la parte emocional, familiar y vital es la que encuentro imposible de llevar a cabo en las escuelas de la manera tan gratificante como ocurre estando con mis hijas y siendo nosotros los que extendemos nuestras funciones para cubrir las académicas mediante preparación propia o guía de los niños, los que continuamos con las funciones sociales formando parte de actividades y situaciones del día a día que les aportan la socialización y fomentando el aprendizaje propio de los niños. ¿Es esto crítica, o estar en contra? No necesariamente.

Muchos de quienes educamos en casa pensamos, analizamos y debatimos lo que es y debiera ser la educación. En esa crítica muchas veces se hace referencia a las escuelas, lo que son, en lo que fallan, lo que dejan fuera, lo que no consiguen, lo que representan, y en nuestra defensa podemos llevarnos por delante a todo el sistema completito en ese movimiento de defenderse atacando o por la simple naturaleza de cuestionamiento que entraña nuestra opción.
Poniendo un ejemplo quizá se entienda al menos cómo planteo yo la respuesta a esta pregunta. Si tienes un problema de salud, vas al doctor del seguro y te dá una medicina que te causa muchos efectos secundarios, es posible que cambies o vuelvas y le expliques que no te está yendo bien, si te dice entonces que tienes que pasar por el quirófano, muchas veces vas a otro doctor, privado, por ejemplo, y puede que incluso trates otro tipo alternativo de medicina, ¿verdad? Hay veces que incluso se te diagnostica diferente. Y si la otra opción medicinal te da resultado y te preguntan y explicas y das razón, puede que cuentes las ventajas de tu tratamiento alternativo, que critiques o apuntes a las deficiencias del primer tratamiento, doctor, o medicamentos, y puede que directa e indirectamente hagas crítica del sistema tradicional de medicina. ¿Pero es eso equiparable a estar en contra de la medicina tradicional? No creo.

En mi caso particular no me considero anti escuela en absoluto, tengo muchas amigas maestras, mi hermana es profesora en un colegio público en Madrid, respeto su vocación, respeto su profesión, es la mía, soy maestra también, hay muchas personas en los centros que dan todo de sí mismas, hay muchas familias que gracias a los colegios tienen una esperanza para el futuro de sus hijos. Escucho las quejas de mis amigos docentes porque muchos se consideran atrapados en un sistema que les plantea muchas dificultades. Pero tengo que mencionar que si no hubiera habido educación pública en mis días de escuela no estaría escribiendo esto. Mis padres no tienen a penas estudios, nada finalizado, con todo lo bueno y lo malo que el colegio fue para mí, estoy en deuda con el colegio y los profesores que me animaron, fueron mi inspiración y con los que aprendí, y con un sistema que me proporcionó sustento y que fué mi trabajo por seis años.

La educación en el hogar es una opción que por sí misma sí abre una brecha crítica al proceder de las escuelas, apunta a muchas de las deficiencias de los colegios, y en ese sentido puede servirles de ayuda, de motor para la mejora, y siempre que eso ocurra todos salimos beneficiados. Lo que no se dá en mi caso es el que si los colegios fueran así o asá al día de hoy cambiara mi decisión y apuntara al cole a mis hijas. No es cuestión de que las eduque en casa porque el colegio no esté a la altura. Es otra opción vital a la que el colegio no puede equipararse y con la que, en lo personal, el colegio nunca podrá competir. Lo cual no implica que nunca vayan a estar en un colegio, simplemente que no es por cómo funcionen y si mejoran, es porque queremos educarlas en familia. Si el día de mañana las apuntamos a un colegio estarán en el colegio con todas las consecuencias, con todas sus limitaciones y ventajas al igual que ahora se educan en familia, con todo lo que implica.

En varias ocasiones me he digamos "quejado" de que siempre se hable de la educación en casa con el referente de la escuela. Y parece que es inevitable, porque la gente conoce mayoritariamente el COLEGIO, ¿no?, y si tus hijos no van al cole te preguntan por qué, qué tienes contra los colegios, etc. Pero a mí me gustaría que también pensasen de nosotros como propulsores de una alternativa que no está enfrentada a la existente, sino que abre un abanico de posibilidades y que entra no en batalla si no en diálogo, que camina paralela y no en dirección opuesta, existiendo no a la sombra sino a la par en un camino en el que podemos transitar por uno u otro camino según nos parezca oportuno.

Por último, si critico, critico aspectos de ese concepto al que llamamos ESCUELA, no a los padres, niños, maestros y personal de los colegios en particular.

Gracias Laura por un tema tan interesante.

3 comments:

Xhonane Olivas dijo...

muy interesante lo que escribes Silvia!! Realmente tienes gracia para explicar tu punto de vista, que me parece muy balanceado. Muchas personas desafortunadamente, tienen conceptos erróneos del homeschooling y ayuda mucho este tipo de ensayos para que conozcan más a las familias que lo hacemos y por qué lo hacemos. En hora buena querida!!

Mary: dijo...

Hola querida Silvia, Aunque la vida se me ha complicado mucho y no tengo tiempo ninguno para hacer entradas y leer los de mis amigos blogeros como antes, estoy realmente agradecida de que no hayas dejado este hemisferio del blogspot y que pueda seguir visitándote aquí cuando el tiempo se me lo permite. Eso supongo porque como cristiana y madre que enseño en la casa durante 16 años me siento un "soulmate"mayorcita tuya. Mirando hacía atrás, la decisión de educar a los hijos en casa fue la mejor que hicimos. Aunque ahora los cuatro están en la escuela, las chicas en la universidad, hemos mantenido unas relaciones muy íntimas debido al tiempo que compartíamos durante tantos años. Tiempo leyendo en el sofá, tiempo viajando juntos a torneos de discurso y debate (y gozando de museos, de la naturaleza, etc... en el camino, etc. . .) fueron los mejores de mi vida. Mis hijas me dan las gracias bastante a menudo por el sacrificio, los chicos todavía no, pero son jóvenes. Lo que sí es que han hecho la transición a la pública fenomenalmente. No te desanimes nunca. Te admiro y me encanta ver lo que estáis haciendo. A ver si un día de estos nos hacen una visita. Hasta entonces unos besos de CA.

Silvia dijo...

Como siempre, MIL GRACIAS Xhonane, tú también eres siempre muy linda en tus comentarios y me anima mucho ver que te beneficia en algo lo que escribo.

Y Mary, estaba pensando en tí, en por qué no escribes. Espero que aunque ocupada estés bien, y pienso que nos alegra, no solo a mí pero a todos los que hacemos esto, tus comentarios de alguien que está un poco más adelantada en el proceso. Qué bello que te den las gracias las hijas, los varones digo yo que al tiempo. Gracias por seguir visitando el blog y comentando. Y quién sabe, algún dia os visitamos pero igual os esperamos en Texas.

 

De interés

Traducciones gratuitas


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Buscar en el blog

Seguir el blog por email