Respuesta de Carl Honoré

Haced click para entrar 
en el post original
Hace unos días estaba escribiendo parte del libro donde hablo de los títulos y acreditaciones cuando me vino a la mente lo que leí de Carl Honoré en su libro Under Pressure (Bajo presión), y me pasé por u página y blog para estar segura de citar el libro y su nombre correctamente, cuando me encuentro con esta entrada que habla precisamente de lo que traía entre manos. Hay veces en que todo comienza a conectarse y dialogar, como si el puzle o rompecabezas comenzara a armarse solito. Os dejo con su post, mi comentario y su respuesta, y mi traducción de todo.

How low can you go? by Carl Honoré · December 2, 2010

Can we make childhood into more of a rat race than it already is?
Yes we can! How? By enrolling babies and toddlers in formal sports training.

The brand names say it all, from Athletic Baby to Baby Goes Pro.

You couldn’t make it up… 

¿Cuán bajo podemos caer?
por Carl Honoré
¿Podemos convertir la infancia todavía en algo más competitivo de lo que ya es? !Sí podemos! ¿Cómo? Apuntando a bebés y niños pequeños a entrenamientos deportivos serios, formales.

Los nombres de estas actividades lo dicen todo, desde Bebé Atlético hasta El Bebé Pro (pro es abreviatura coloquial de profesional).

No podríamos haberlo inventado mejor. 


Mi comentario novela fue el siguiente:

Mr. Honoré, I have read both of your books and profited from them. Some of us who homeschool and blog, have taken the less is more as our slogan, and my “method” involves a lot of slow reading several books, so that you stay with a few books over a long period of time, learning from them, retaining, making your own connections, digesting and deeply understanding what is shared in them, versus consuming them as fast food to know the “end”, because much of their richness is in the language, in dwelling a bit in the book. And many of us have read your In Praise of Slowness and ascribe to your principles and thoughts.

I am currently writing a book in Spanish about homeschooling and as I am typing the chapter about titles, diplomas, and how homeschooled children can obtain their degrees and go to university, I started to write about the fact that though titles do not define us as persons it is true many of us are not ready to ignore the fact they are convenient and required by our society. There are some parents who homeschool looking for academic excellence, because it is said to render better results than public schooling, and I remember what you wrote in Under Pressure so I came to your website to refresh my memory and be sure I was going to spell your name and book title correctly, when I saw this post.

To me if we talk about the value of every specific class, gym, etc, we miss the point. If we continue to feed the pockets of these people they will continue stealing the value of the spontaneous and old time things children benefit so much from and that are free and priceless. This is part of a mentality that home is not enough, parents are insufficient, we need the experts, the facilities, the equipment. And this is spreading because it is highly profitable, it feeds upon parents desire to give children the best, what they did not have, what will make them succeed, and we are becoming quite paranoid about childhood, if you ask me, and instead of helping children to develop into creative, kind, mature individuals who are meaningful members of a better society, we are crippling them, raising them into the eternal child, unable to do anything without paying for a service, mom and dad´s help, signing up for a course, reading or goggling about about things such as…boiling an egg for breakfast.

Sorry for the rant! Just don’t sign them up for these things, take your children to the park, stretch with them at home, get together with others and PLAY.

Comment by Silvia — December 9, 2010 @ 11:21 pm



Traducción:

Sr. Honoré, he leído sus dos libros y me he beneficiado de ambos.  Algunos de nosotros que educamos en casa hemos tomado el eslogan de menos es más, y mi "método" envuelve bastantes lecturas lentas de varios libros de manera que permaneces con estos libros durante un periodo largo, aprendiendo de ellos, reteniendo lo leído y haciendo tus propias conexiones, digiriéndolos y comprendiendo en profundidad lo que comparten, en lugar de consumirlos como comida rápida para saber el "final", porque la riqueza de estos libros se encuentra en el lenguaje, en permanecer por un tiempo en el libro. Y muchos de los que hemos leído su libro El Elogio a la Lentitud, nos adscribimos a sus principios y pensamientos.


Estoy escribiendo un libro en español sobre la educación en casa y según escribo el capítulo sobre títulos y diplomas y cómo los niños educados en casa pueden obtener sus títulos e ir a la universidad, comencé a escribir sobre el hecho de que aunque los títulos no nos definen como personas es cierto que muchos de nosotros no estamos preparados para ignorar el hecho de que son convenientes y requeridos en nuestra sociedad. Hay algunos padres que educan en casa en búsqueda de la excelencia académica, porque se dice que el "homeschooling" rinde mejores resultados en los exámenes que la escuela pública, y recuerdo lo que usted escribió en Bajo Presión, por lo que vine a su página para refrescar mi memoria y asegurarme de que iba a mencionar su nombre y su libro correctamente cuando ví este "post". 


En mi opinión si hablamos del valor de cada clase específica, gimnasio, etc, nos perdemos el argumento central. Si continuamos engordando los bolsillos de estas personas que ofrecen estas actividades ellos continuarán robándonos del valor de lo espontáneo y las cosas de siempre que benefician tanto a los niños y que son de un valor incalculable. Esto es parte de la mentalidad de que la casa no es suficiente, los padres no son capaces, necesitamos expertos, locales, equipo. Y esto se extiende porque es altamente lucrativo, se alimenta del deseo de los padres a darles a los niños lo mejor, lo que ellos no tuvieron, lo que les hará tener éxito, y nos estamos volviendo paranoicos en lo que respecta a la infancia, si me pregunta mi parecer, y en lugar de ayudar a los niños a desarrollar su creatividad, ser amables, individuos maduros y miembros responsables de una mejor sociedad, los estamos haciendo minusválidos por educarlos en el niño eterno, incapaz de hacer nada sin pagar por un servicio, sin la ayuda de mamá y papá, sin apuntarse a un cursillo o sin investigar en google cómo ... cocer un huevo para el desayuno.


Perdón por el sermón. Pero no les apunten a todas estas cosas, llevad a vuestros hijos al parque, estiraos con ellos en casa, pasad el tiempo juntos con otros y JUGAD.

 Commentario de Silvia — December 9, 2010 @ 11:21 pm
 


Esta fué la respuesta a mi comentario de Carl Honoré:
Silvia, you’re more than welcome to rant on my site any time you like! I couldn’t agree more. Over the last generation, we have denigrated the small, the simple, the free. 
It’s not enough for children to kick a ball round the backyard; they have to enrol in a soccer clinic with professional coaches barking at them about the offside rule. It’s not enough for children to dress up and stage their own plays in the basement; they have to join a drama club and perform on a stage in front of several hundred parents clutching video cameras.
Less is more. Simple as that.
Comment by Carl Honoré — December 15, 2010 @ 8:06 am
Traducción:
Silvia, eres bienvenida a dejar tus sermones en mi página cuando quieras. No puedo estar más de acuerdo. Durante la última generación hemos denigrado lo pequeño, lo simple, lo gratuíto.
Ya no es suficiente para los niños el pegarle a un balón en el patio; tienen que apuntarse a una liga de fútbol con entrenadores profesionales ladrándoles que están en fuera de juego. No es suficiente para los niños el disfrazarse y montar su obra de teatro en el ático, tienen que apuntarse a un curso de drama y tienen que actuar en un escenario delante de cientos de padres aferrados a sus cámaras de video.
Menos es más, así de sencillo. 
          Comment by Carl Honoré — December 15, 2010 @ 8:06 am

Quiero deciros que si habéis pensado en esto o temas parecidos, incluso si no lo habéis hecho con estas mismas palabras, o si no habéis pensado en dejar un comentario en inglés en la página de ningún autor contemporáneo, da igual. El hecho de que Carl Honoré responda a una persona de la calle me demuestra que da igual que sea un autor, escritor consolidado o erudito. Él también es un padre como nosotros, y una persona normal que se toma su tiempo para escuchar a otras personas que como en mi caso estábamos ansiosas por compartir y reafirmar algunas ideas.Otro ejemplo para mí es Karen Andreola. Hace años cuando leyera su libro A Charlotte Mason Companion, la tenía como mi ídolo, (y la sigo teniendo :), pero cuál fue mi sorpresa cuando veo que abrió un blog como nosotras, en blogger, Mother Culture, donde muchas otras personas la escriben y donde ella contesta y nos acerca a un huequito de su hogar sin más bombo ni platillo. Recuerdo haber leído en algún post de Paloma que una vez en un seminario escuchó hablar a uno de sus profesores o autores favoritos y que por vergüenza no se le acercó a comentar, y que luego falleció y se quedó con esa espinita clavada de no haber compartido con él su comentario, y que en otra ocasión sí lo hizo y cómo esas palabras alentaron y alegraron al "erudito", que por muy profesor es una persona también a la que le agradan nuestras palabras sinceras de elogio, y nuestra crítica también, si se hace con respeto.


 

De interés

Traducciones gratuitas


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Buscar en el blog

Seguir el blog por email