La reflexión de Marvan

Esta mañana acabo de leer lo escrito por Marvan sobre pedagogía y sus hijos y también quisiera compartiros algo.

Cuando vemos los blogs de otras familias es normal que idealicemos. Incluso podemos meter la pata como fue mi caso porque viendo el blog de Marvan no es en absoluto nada que salte a primera vista el que su hijo mayor tuviera esa experiencia en el colegio, ni que ambos tengan esas condiciones, QUE NO ENFERMEDADES. Bien al contrario, prueba es que se muestran como niños con muchísima inteligencia y talento. Y es que eso del ADHD y la dislexia etc, son algo problematizado en las escuelas, que es donde muestran un inconveniente.

Al igual que Marvan yo también fui maestra. Vine a Houston a dar clase a niños que llaman bilingües pero que no son otra cosa que hispanos. Muchos no hablan ni una gota de inglés, otros hablan un español quebrado (no que mezclen, lo cual es normal en edades tempranas, sino más bien que tienen un vocabulario y experiencia con el mundo muy pobre). La pobreza de las familias no es económica (que a veces también lo es), tanto como mental y emocional. Eran muchos de mis estudiantes niños de familias donde no se leía, no se salía de vacaciones, donde sólo se les dejaba en la calle o frente al televisor, y con muchísimos problemas emocionales. Los barrios donde vivían incluso consistían en familias que se casaban entre ellas, con múltiples hijos de diferentes padres, incluso incestos, el abuso era algo bastante normal, y los niños no encajaban en absoluto en el sistema donde otros niños llegaban sabiendo las letras, escribiendo su nombre, y habiendo visitado la biblioteca desde bebés. Aunque tengo que decir que en las clases de los llamados "regulares" (qué término tan horrible,  ¿verdad?, porque si los otros son regulares nosotros qué éramos, irregulares) también había muchísimos problemas de ADD y ADHD, y dependiendo la zona igual había niños de familias rotas.



Bueno pues en el programa regular también había niños hispanos. Muchos padres no querían la educación bilingüe porque pensaban que los retrasaba y no les hacía aprender inglés. Otros porque habían perdido el español, la familia se había integrado al inglés, y se sentían en su derecho como otro niño anglosajón. Porque Texas es hispano también, y el Texmex o Tejano Mexicano también tiene derecho a esta tierra. Si bien debo decir que este grupo tiene una crisis de identidad fuerte porque la apariencia de muchos lleva a otros tantos a asumir que hablan español y no es el caso, y muchos tienen a su vez un inglés peculiar que está visto de segunda clase también. En otras palabras, la discriminación la viví de la mano de mis estudiantes, y el rechazo de la mano de los maestros hispanos. Para los "gringos" mis niños representaban la escoria. Bajaban los resultados, traían piojos a la escuela, las escuelas que acogen el programa biligüe hacen que baje el valor de la vivienda, y en una palabra, les aguábamos la fiesta. Para las maestros gringos, el que personas que hablan inglés con acento y no fuéramos criadas en USA estuviéramos dando clase, y que encima cobráramos mil dólares más anuales en concepto de estipendio por manejar dos idiomas era un abuso. Y las comprendo. Llegamos de extranjeros y el sistema nos dá más que a ellos que llevan una vida pagando impuestos. Así es como lo ven. Ellos no saben la esquizofrenia y total sacrificio que es manejar dos lenguas, asesorar a las familias en miles de asuntos (de inmigración, cómo rellenar formularios, cómo leer a los niños, cómo deshacerse de piojos, traducir, tratar de que los niños que vienen cuadrados entren en el molde redondo sin dañarles en el proceso). Y para las maestras Tex Mex, éramos las presumidas de que nuestro español era perfecto, las que veníamos a enseñar a su "raza" cuando ni comprendíamos los problemas y rechazos a los que muchos especímenes ignorantes y que esconden su inmundicia en la violencia del sentirse superior les someten.


Pero está la labor individual que uno hace poco a poco. Y a parte de anécdotas mil, lloros un mar, noches de insomnio, y aprender a golpes literalmente, cultivé amistades, recibí reconocimientos, me convertí en una "buena maestra" según los padres y directivos de los colegios donde enseñé, o eso creía yo. Como dice Marvan, leía, me informaba, íbamos a cursillos, aprendíamos a manejar a diferentes niños, pero a mí me rechinaban muchas cosas. Por ejemplo, en los cursillos te decían que podías enseñar y ver lo que un niño sabía mediante canciones, que había que entender e integrar otras inteligencias, no solo la lógica matemática o la representada por la escritura y lectura, sino la emocional, la musical. Sí, muy bonito, pero el exámen seguía siendo con papel y lápiz, y se requerían no sé cuantos grados o notas por cada materia que tenían que ser en su mayoría y desde primero de primaria avaladas por un test o examen en un papel.

Y luego vino mi experiencia con niños ADHD. A costa de jugarme mi puesto, a dos madres desgarradas y aterradas ante el veredicto del sistema y doctores de que tenían que medicar a sus hijos, yo les dije que NO. Que en lo que a mí respectaba yo no iba a decir nada, que por mí seguiría teniendo al niño como era. Claro que años después me encontré con una de las madres y le había dado medicina a su hija. Me dijo que en el verano y vacaciones se la cortaba. Otros compañeros me decían qué bueno el cambio de los niños con la medicina. Algunos con hijos, otros no, pero pienso qué horroroso que puede ser el que no vean más allá de sus ojos y que les parezca bien que tomen unas medicinas que a algunos niños les lleva a tendencias suicidas y a otros los convierte en zombies. Eso sí, zombies que pasan los exámenes.

Para mí esto seguía siendo lo que les pasa a otros. Mis hijas iban a ser, tachán tachán, pues no menos que genios, ¿no? En un principio pensé como muchos de mis amigos maestros que ellas irían al programa "regular", claro, porque el español ya se lo enseñaría yo en casa. Pero pasados dos años, y a fuerza de muchas tardes explicándole a mi esposo el asunto, decidimos que por coherencia y convencimiento, nuestra prole iría a clases bilingües. A mí me pareció que la riqueza que aportan los niños hispanos y la experiencia de ver esa diversidad es inmensa. Pero claro, como era maestra de kinder y primero, iba a poner a mis hijas en mi clase o en clase de los que pasaran mi "inspección". Y como Marvan, nuestra vida iba a ser perfecta.

Pero al tiempo la idea de estar con mis hijas y retirarme de las aulas se fue convirtiendo en la idea de educarlas nosotros, al fin y al cabo era maestra, ¿no? Y el ver a una familia de amigos que educaban a sus hijos en casa, lo sociables y maduros que los veía, y lo despiertos también intelectualmente, nos llevó a pensar que esto no era cosa de locos sino algo viable.

Según yo sabía todo de literatura infantil, de enseñanza, de educación... ¡Qué equivocada! Mirando atrás me siento un poco ridícula. No creo que fuera buena maestra. Los niños eran buenos niños, se adaptaban a lo que les proponíamos, y un gran número debido a su personalidad y con el entrenamiento para adaptarse al colegio que ocurre día a día en el mismo, respondían. Pero qué tristeza cuando recuerdo los niños que desfilaron por mis aulas. Y ADHD no fue el gran problema. En mi primera clase tuve un niño hijo de drogadicta que tenía uno de esos monitores en el tobillo, reclusa en casa mediante el monitor, otra que había sido violada por el tío, cuya casa se había incendiado (creemos provocado), otra cuyo padrastro la quemaba con cigarrillos, las encerraba y les daba frijoles hirviendo a ella y la hermana para torturarlas, otra cuya madre divorciada recibía "acompañantes diversos" en las noches y otras en las que se me dormía porque la pachanga en su casa había durado hasta las tantas... El peor caso fue el de la niñita que vino de Nueva York cuyos padres metidos en problemas de drogas, había visto morir de un balazo a su madre que sostenía su hermanita bebé, a la que agarraba de la mano un domingo camino a la iglesia... Y no vayáis a pensar que trabajaba en escuelas especiales, NO. Esto es muy normal. Luego está la otra realidad. La de los padres profesionales que abusan a sus hijos de modo que no deja huellas visibles. Quieren que sean los mejores de la clase, te mandan correos y dejan mensajes porque el niño sacó un 97 y está bajando en los grados o notas. La de los que quieren no que eduques a su hijo, sino que lo idolatres. Y los niños, por supuesto, son un caso horrible de prepotencia, mal criados e insolentes, todo por la educación que les dan los padres. Pero claro, ellos pasan los exámenes, y son intocables. De hecho sus padres te pueden y te llevan a corte, sí. Acampan en la oficina del director.

Así que eso es lo que hay por aquí. Y ¿no sería bueno que mis hijas estuvieran expuestas a todo esto en el colegio? Pues pueden estar expuestas no yendo al colegio en igual o mayor manera. Mi vecindario tiene gente de toda clase y color, y mis hijas tienen amistades en todos los grupos sociales. De hecho mis hijas no conocen colores. Desde que son bebés han visto una fauna (de la que sus padres son los primeros especímenes raritos, ja ja ja) desfilar por casa, y al igual visitamos. Houston tiene una población muy pintoresca y variada. Por dar un ejemplo, han desfilado por mi casa una peluquera dominicana negrita enorme, con una alegría tan grande como su tamaño, que pasó varios días en casa mientras le rellenaba los papeles para la ciudadanía y green card en casa.Ilegales, millonarios, gente de todos los continentes y edades a quienes invitamos a comer, con quienes vamos al parque, a quienes he fotografíado, hemos rellenado papeles. Amigos con hijos adoptados de otras razas, de la misma. Gentes de diversas religiones (una vez tuve a una mami musulmana de las que van tapadas de la cabeza a los pies, que vino a comprar algunos libros que vendía con sus niños con los que jugaron mis hijas, como siempre). Cuando los tejados se nos volaron con IKE, los vecinos del Salvador se subieron a parchear nuestro tejado. Al otro día mi amigo gringo y un amigo de él, señores de oficina y carrera, también se subieron con mi marido al tejado. Un día que fuimos a comprar libros a casa de una señora que educó por un año a su hija, cuando llegamos era la casa un estercolero, la señora obesa mórbida. Pero saben qué, a mí no se me movió ni un pelo. Mis hijas escarbaron con la de ella en el suelo que no podía ver ni el color, y encontraron unos caramelos con envoltorio que se comieron ricamente mientras charlaba con ella, muy agradable e inteligente, por cierto. Y yo tratando de controlar mis ojos que se me iban a un bote enorme de jeringas, porque claro, era dependiente de la insulina.

Digo esto porque la escuela no es necesariamente un lugar donde uno se expone a diversas creencias y a la diversidad de la sociedad, bien al contrario yo he vivido las escuelas como un foco de marginación y he visto cómo somos los padres los que inculcamos respeto o falta del mismo en el hogar, y los niños lo traen y esparcen en los colegios, o lo enseñamos implícitamente los maestros por igual. Lo que pasa es que precisamente el que muchos niños sean respetuosos y aprendan en las escuelas no es precisa o necesariamente mérito de las mismas, sino de las familias, y sí, también de aquellos profesionales que trabajan contra viento y "sistema".




12 comments:

Marvan dijo...

Uf sílvia, qué historia también.
Total, que hay una diversidad enorme y todos los niños tienen derecho a la mejor educación, sea está en el colegio o en casa, tengan los problemas que tengan.
Un abrazo.

Silvia dijo...

Todo esto lo escribo porque muchas veces pienso que se enfocan mucho en el posible abuso de los que escogen educar en la casa, o porque dicen que el colegio es un lugar donde se aprende respeto y diversidad, para que se vea la política y cosas que hay por dentro, al menos de los colegios tres colegios en los que dí clases en zonas muy variadas.

♥ meninheira ♥ dijo...

Yo me he quedado muda con esa diversidad de problemas terribles a los que están expuestos en la escuela. Para esos niños la escuela es un salvavidas enorme y doy gracias de que tengan acceso a ellas, pero a mi, si os sois sincera, no me gustaría que mis hijos tuvieran acceso a tanto dolor que no sé ni cómo serían capaces de gestionar ni yo sería capaz de explicar. Qué tristeza de mundo hemos creado :(


Un besiño gordo, hoy vamos de super post en super post eh? :)
m*

Àfrica dijo...

Muchas gracias, Silvia, me ha encantado leer tu experiencia y conocer un poco más dónde vives.
Entre tu post y el de Marvan... menudas reflexiones!!
Gracias!

Silvia dijo...

África, gracias por tu comentario. Espero que no te haya dado mucho dolor de cabeza leer tanto, pero me levanté leyendo a Marvan y no pude evitar compartiros esto.

Y Meni, lo que te cuento de verdad que está a la orden del día. No es por ser negativa, pero es lo que es. Y no incluí las vivencias de cuando sustituí en junior high y high schools, esas son otra novela. Y no estoy hablando sólo de las zonas desfavorecidas, he tenido la suerte de trabajar en una escuela con población marginal, y otra con población afluente, y hay mucho que no se ve a primera vista pero que en cuanto te metes te lo topas de bruces.

No sé si realmente la escuela sea un salvavidas. Reportar a las familias es del todo punto imposible. Verás, servicios sociales está tan desbordado que últimamente llama a las familias avisando de la visita para que puedan comprar algunos alimentos, medio limpiar la casa y estar en ella. Lo digo porque a mi amiga un alumno que tiene le llegó volteando las mesas y diciendo que quién xxxxx había llamado a social services.

En la primera escuela, la consejera me agarró de conejo de indias y me puso a llamar a CPS, osea social services en EEUU, y miraba a la psicóloga y le decía, y yo ahí, en el teléfono, que me estaban haciendo un interrogatorio a MÍ que me quedé de piedra. Me preguntaban si le había gritado a la niña, si le había levantado la mano, que cómo era mi relación con los estudiantes...

Y el caso es que sacan a los niños de las familias que son un caso enorme de abuso, y los ponen dónde. En foster care, o cuidado temporal, donde hay unos abusos igual que ni te cuento.

Claro que hay muchos niños que van al cole, y padres involucrados, etc, y ni cuenta se dan de lo que pasa alrededor. Es como dos realidades en una. Y quitando mi primera clase, que fueron alumnos "escogidos" por problemáticos de primero y segundo, junto con tres o cuatro sin problemas, porque llegué un mes tarde al colegio y las maestras claro, no te pasan sus alumnos más corrientes, te pasan uno o dos de estos y se "quitan" de estos niños que tan difícil lo tienen. Pues en las demás aulas te encuentras a menos así que a los digamos "normales". Como dices es muy difícil gestionar esto como maestro, y no lo digo yo, me lo dicen TODAS mis amistades que están en la enseñanza.

Ahora la última fue que despidieron a los maestros en medio del día, y se liaron unos llantos entre ellos y los niños... porque los distritos quieren que salga en las noticias y que la gente diga que qué lástima de que echen a tantos maestros. Y la verdad es que hay un gestionamiento CORRUPTÍSIMO de los fondos, y esto fue la bicoca para quitarse de los que cada director no quiere. Pero en la administración no hubo tantas bajas ni recortes, eso no. Que el superintendente de mi distrito escolar gana un cuarto de millón, y que las escuelas, por más dinero que meten, no mejoran. Osea que el que el que haya una crisis no es malo, la insensatez de esto es que siempre la pagan los maestros y niños, claro.

Pues nada, chata, que al final del día ni colegio ni educación en casa, sino familias responsables que amen, respeten y atiendan a sus hijos que para eso los tienen, no hay de otra.

Desdemicordilleradelosandes dijo...

Silvia , no pude dejar de llorar ... pobre niña , ver a su madre morir , y niños abusados ....aqui ya es parte de las noticias , si hasta una novela , hablan de eso.
No lo gro ni escuchar la noticia , que triste !!.
Yo recueros que nos hablaste sobre tu experiencia de trabajo en EEUU, por skipe , fue volver a esa conversacion . Extraño nuestras reuniones , pero ya no tengo horarrio con mis 4 bebes, espero retomarlos luego . ( MI 4TO BB , YA NACIO SE LLAMA FRANCISCA )
Un abrazo Silvia.

Silvia dijo...

Nooooo, Greisi, tienes que conectarte como sea. QUÉ BELLÍIIISIMO NOMBRE, FRANCISCA.

Oye, haz un hueco como sea y hablamos un ratitín, mujer, para darte la enhorabuena a gritos, mami linda y preciosa que eres.

Muchos besos a tí y tus maravillosos retoños, qué envidia las familias numerosas, pero ná, yo ya soy vieja así que no me quejo con mis dos peques.

colecti dijo...

FELICIDADES GREISI!!!

Ipe dijo...

Silvia, me tengo que ir... después te escribo. Un millón de gracias!!

Estherqp dijo...

Vaya experiencia Sylvia!!! gracias por compartir. Yo también he dado clases a niños, aunque en academias de idiomas y es increibles el ratito que pasas con ellos las cosas que oyes y ves...marginación del inmigrante, acoso al más débil etc...y sólo en dos o tres horas a la semana...Un besote muy grande.
Esther

Anónimo dijo...

Hola Silvita!
Siempre te visito pero no comento (porque como escribiste hace un tiempito, me estaba volviendo medio( va ,"bastante") dependiente de los blogs. Pero en verdad no podia dejar de madarte un saludito y como siempre Felicitarte por la forma tan clarita y justa con que trataste el tema. Es muy triste saber que hay tantos niños sufriendo de esa manera y que dificil para sus pobres maestros!
Que se puede decir... que Dios los bendiga y como siempre darle gracias por lo que nos toca!!!
Un abrazo cariñoso
Marina

Silvia dijo...

Gracias Marina... la verdad es que no sé cómo pasa que las cosas me vienen cuando las NECESITO. No sé, sentí un poco que me oía mi propio eco, ja ja ja, y saber que tú y quizá otros lean, aunque no comenten (lo cual me pasa a mí con otros blogs), vaya, que esto que sabes pero que no siempre recuerdas, me ha animado mucho el día.

Besitos también y sí, gracias por la oportunidad que muchos tenemos de que nuestros hijos tengan un entorno agradable y mucho amor alrededor.

 

De interés

Traducciones gratuitas


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Buscar en el blog

Seguir el blog por email