Curumí


Cuando mi hija de seis años tenía tres o cuatro, le leía un cuento de un libro ya no usado en el colegio que contenía varios cuentos, y esta era la historia de Yaci y su muñeca, Curumí, hecha de hojas de maiz. De hecho uno de los muchos nombres con que llamamos a las niñas, en particular a la mayor, es curumín o curumina, que me pareció más sonoro.

 El pasado jueves tuvimos la fiesta de fin de curso con el grupo, y los niños hicieron pulseras y collares de cuentas de plástico, muñequitas con estas hojas secas de maiz (que aquí se venden muy baratas porque la gente las usa para cocinar tamales de diferentes tipos), y decoraron galletas que llevamos y que también hornearon conmigo la noche anterior. Hubo hasta piñata, y mi amiga Marcy, la coordinadora de nuestro grupo y que sabe mil y una manualidades, no es muy fan de los caramelos, así que llenó la piñata básicamente de lápices, borradores, y juguetitos como taketombos de plástico, que al final nunca hicimos de madera y que gracias a ella tenemos por fin.

Ya en casa, buscando el cuento de Yaci para volverlo a leer, me encuentro con la sorpresa de que no aparece por ningún lado. Al final creeré el refrán de que tonto es quien presta libros, y más tonto quien los regresa... A alguien le debo haber dejado el libro porque no está por ningún lado y hace poco organicé nuestras estanterías por temas. En fin, tampoco lo encontraba en internet cuando me vino a la cabeza el nombre de Yazmin, y ni era ese, pero me salió el cuento gratis en pdf, y con las ilustraciones que tenía el libro en grande y a todo color, ay (suspiros), al menos me consuelo con haber encontrado el cuento que es una leyenda tradicional de Brasil.

Y me encontré este cuento parecido en vídeo.

Disfrutadlo.


3 comments:

bajo el diente de león dijo...

Qué bonitos los muñecos. Luego le echaré un vistazo al vídeo ;). Gracias por compartir esta idea tan sencilla y preciosa.
xxx

Ale dijo...

Qué bonito el cuento :) y las curumís. Muchas gracias por compartirlo, con tu permiso me lo llevo a mi cajón de cuentos para seguir compartiendo.
Abrazos!

Silvia dijo...

Ale guapísima, tienes permiso para llevarte del blog todo lo que quieras cuando te parezca. Besitos.

 

De interés

Traducciones gratuitas


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Buscar en el blog

Seguir el blog por email