Un sentido común educado

Mi forma de planear está cambiando un poco y estoy sintiendo más valor para dejarme guiar por ella. Es decir, estoy alejándome un poco de los planes muy estructurados, con semanas, días, páginas y capítulos, porque de verdad no creo en ello. En lo que creo, porque mi sentido común (que no es lo primero que me viene a la mente sino que está forjado por lecturas, experiencias, observación e intuición basada en la convivencia intencional e intensiva con las enanas por varios años ya), me dice que siga los principios de Charlotte Mason, que son seguir saliendo no como hasta ahora sino todavía MÁS al campo, y un día a la semana destinarlo a observar la naturaleza, aunque sea yendo al parque con arboles de la esquina cada semana, y algunas ir más lejos a un campo más extenso, y dibujar con acuarelas, y en casa seguir averiguando el nombre de todo lo que la naturaleza nos ofrezca. Seguir con los libros vivos y narraciones para historia, biografía, historia natural o ciencias, y literatura y poesía. Ah, y apreciar lo que aprendemos de nuestro pequeño huerto.


Esta temporada pasada no creo que mis esfuerzos estuvieran del todo enfocados. Claro que sigo pensando que tiene valor poner a las niñas a trabajar en cosas aunque no les parezcan lo más emocionante, como matemáticas, escritura, lectura... creo que el problema reside en que he encumbrado esto como lo más importante de su educación y por momentos le dí casi total exclusividad, sin escuchar lo que Charlotte Mason dice que lo importante es salir fuera , y para mí estar preparada para cuando ocurran las preguntas, informarme y guiar suavemente, no dar charlas ni clases de ciencias en medio del campo), y lo importante es observar, anotar, dibujar, escuchar y narrar, observar también y después 'narrar' cuadros de artistas excepcionales, y seguir escuchando música clásica, ópera y ballets, conversar, cantar, bailar, y que sí, un poco de aritmética, o un poco de escritura (la cual incluso ocurre durante las otras actividades 'cruciales' en la educación), entonces se hará con más gusto, digo yo, pero ya os contaré como nos va.

Sin duda, los mejores días, semanas y momentos fueron cuando estuvimos más cerca de estos principios. Cuando dibujamos insectos que vimos, cuando leímos libros que merecen la pena y narraron ellas, cuando usamos juegos para las matemáticas. En fin, que como dije antes, de verdad que mi miopía es alarmante.


Quizá muchos de vosotros o vosotras ya llegásteis a esta conclusión que es tan simple, pero que tan burra yo no termino de captar. No sé si debo o puedo echarle la culpa a mi educación 'defectuosa' como dice Charlotte Mason, que me lleva a pensar que el conocimiento está en los libros, porque como dice, la mayoría de los adultos hemos perdido esa capacidad de admiración y observación que tienen los niños que captan las 'cosas' y aprenden no tanto verbalmente sino con experiencia directa, que luego uno debe continuar expandiendo, eso sí, con lecturas de libros vivos y con nuestra guía cariñosa para que sigan creciendo por sí mismos en lugar de estar aburridos, desganados e incluso enfadados con ellos mismos y el resto de la familia.


La función del maestro (que no es el rol tradicional) es vital para guiar al niño, no para forzar o dirigir, sino para inspirar y acercarle a las 'grandes mentes' de otros tiempos mediante los libros o simplemente historias.

El CONTENIDO es importante, y el contenido de las 'lecciones' en una educación inspirada por Charlotte Mason es todo esto que suscita el haber estado al aire libre, como es el pegar, clasificar, dibujar lo visto en los diarios de naturaleza, que el niño hará sin ninguna o muy poca ayuda, el seguir aprendiendo con lecturas de libros vivos de naturales que apoyen los paseos por el campo, y el narrar libros vivos (no libros de texto) de historia, biografía, literatura, y el practicar matemáticas con juegos, y ella no dijo que debían ser exhaustivas ni tan complicadas como las hacemos. Creo que le daría un auténtico ataque ver currículum de matemáticas para kinder, primero, segundo, y otro ataque más el ver los precios obscenos de programas para aprender lectura y escritura y las barbaridades que algunos (gulp, YO PRIMERA), hemos hecho para que los nenes aprendan a leer y escribir. Eso sí es desconfianza, ay, y bueno, pues seguir adelante, ya no puedo cambiar lo hecho, ja ja ja.

Y un consejo, si necesitáis alguno, ja ja ja. Esta temporada pienso NO HACER aquello que vea en otros blogs, sino más bien alegrarme por lo que veo, felicitar a las familias amigas, y por favor, NO HAGÁIS lo que nosotras... a no ser que DE VERDAD, DE VERDAD, DE VERDAD DE LA BUENA, tuviérais pensado tomar ese camino o seguir esa línea, o que estuviérais buscando una idea de qué libro leer, o muy específicamente esto que véis. Es fácil desear incorporar ideas, materiales, estudios, elementos y demás que vemos en otras páginas o blogs, pero hay que ser fuertes y dejarlo estar. Seguid vuestro LLAMADO INTERIOR, que vale más que mil tomos de pedagogía, homeschooling, y currículums.


Ciertamente estoy comprendiendo de primera mano lo que Charlotte Mason argumenta con las traducciones. De verdad que pienso serán de interés porque esto es lo que yo extraigo, pero me gustaría al menos que empezaran a surgir otras personas que la puedan leer en castellano de primera mano con quienes debatir.



 

De interés

Traducciones gratuitas


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Buscar en el blog

Seguir el blog por email