Perros, Texturas, y Matemáticas

De PERROS:

Os presento a a nuestros perros. Arriba tenéis a Chip, o Chippy, como perla de chocolate, o chocolate Chip, que adoptamos de unos amigos cuando tenía cuatro años hace casi siete, y que antes vivía con una anciana abuelita de mi amiga, y que era entonces vegetariano, dormía bajo los edredones en la cama de la ancianita, y aun cree que es humano. Aun le encantan comidas como el brócoli, o los tallos de la coliflor, las zanahorias. El pobre pasó unas semanas angustiosa con mi amiga cuando estuvimos de vacaciones. Nunca se adaptó. Encima mi amiga, contrario a lo que le advertí, lo dejó encerrado dos noches en una habitación vacía, y la segunda le hizo un tamaño agujero a su moqueta. Aun estamos en la reparación de los daños causados por Chippy, el consuelo que tengo es que un hotel nos hubiera cobrado mucho más que lo que me tocará pagar a mi amiga por la nueva moqueta. Ya le estamos engordando un poco, y le vuelve el lustre, pero mirándolo aquí, creo que aún le ha quedado la melancolía de pensar que le habíamos abandonado en las vacaciones.


Esta otra belleza es Tucker, el perro adoptado de la madre de una amiga que a su vez lo tenía porque su hija quien lo compró hace dos años de bebé nunca se pudo hacer cargo de él. Tucker es un amor. Inteligente, obediente, y hace las delicias de las niñas porque se pone en las patas traseras y da un saltito cuando le damos algún caprichito. Si nos vamos y dejamos nuestros zapatos a su alcance, este perro no los muerde, pero se los lleva a su cojín tan ricamente.

De pequeña los perros me espantaban desde que un caniche en un bar, al que cogía en brazos una señora, tras preguntarla si se le podía acariciar, me mordió la mano derecha, yo que era una niña de dibujar y escribir a todas horas, me quedé llorando y traumada. Sumadle a esto los pastores alemanes y doberman que tenía mi tío para cuidarle la parcela, que cuando los dejaba sueltos en el salón me subía hasta la lámpara de la impresión. Y esos perros, aunque leales y buenos, alguna que otra vez mordieron a algún niño. Menos mal que no era Estados Unidos y la gente no hablaba el lenguaje de las demandas, que si no, hubiera tenido mi tío que vender el chalet tan divino, con huerto, futbolín, piscina, barbacoa, chimenea, y tardes deliciosas de verano y cualquier puente con él.

De novia y ya casada, como a mi cuñada los perros y gatos son su locura, desde siempre tuvimos que, cuidar sus animales, o heredarlos por imposibilidad de hacerse cargo de los mismos, y me pareció importante que las niñas crecieran con animales cerca, porque se aprende y se disfruta muchísimo de ellos.
De TEXTURAS:

Hace dos semanas, en la primera clase de arte de las niñas, mi amiga les puso un pedazo tamaño medio de arcilla, y estuvieron haciendo impresiones en él con diferentes elementos de la naturaleza. Les puso detrás una grapita que es para colgarlos antes de que se secaran, y así nos los mandará para que decoren nuestros hogares. Pero no hay dos iguales. Una vez sacada la arcilla, mis hijas prefirieron extenderla ellas, y se nos ocurrió dibujar con palillos. La foto de arriba es de la pequeña, la de abajo primera de la mayor, la de abajo en medio mía, la de abajo última, copiándome a su manera, de la mayor también.
Esta arcilla no es la de Pilar que es la experiencia completa porque creo que ellos mismos la mezclan, está a caballo entre esta que os digo de Pilar, y la plastelina arcilla que no huele ni mancha. Se le puede añadir agua, claro que mancha (pero se quita muy bien porque es un elemento natural), y si la dejas al aire se seca en uno o dos días. Se puede pintar normal. Mi amiga la maestra de clases, hace brazaletes y colgantes u otras figuras de arcilla, algunas las deja así para que otros las pinten, otras las pinta porque tiene la pintura, el barniz, y el horno para finalizar el proceso.

De MATES:

Después de cuatro años creo que me siento agusto con las matemáticas. Sí, suena extraño, ¿verdad?, después del post diciendo que a mi hija mayor no le gustan. Con lo que no me reconciliaba es con mi IDEA de dónde tiene que estar en matemáticas, de ahí los dimes y diretes cuando nos poníamos con lo que YO creía debía de ser su nivel de práctica de las matemáticas.

He llegado a estas pequeñas conclusiones, por si os sirven:

1. El temario de lo sugerido por cada curso o grado es en principio y hasta octavo, al menos los temas vistos están claros, otra cosa es que no sepamos nosotras los mismos. En esta página que hace poco os compartí, están esos temas y en español también, para diferentes continentes, no podemos quejarnos. Es AAA Math. Es una orientación. En los centros, hay niños que pasan de curso, unos habiendo captado más, otros menos, del supuesto temario, pero la vida sigue.

2. Cambiar de 'curriculo' (si es que usáis uno), no es recomendable. Usarlo diferente SÍ es necesario, especialmente si no tenéis un niño o niña al que le agrada completar todas las páginas de la primera a la final porque le sea fácil así. Se puede alterar, suprimir, dejar para después, hacer oralmente algunos ejercicios... buscar la manera de sacarle el mejor rendimiento.

3. Pasar tiempo explicando los conceptos que vemos en esos temarios, desarrollándolos con manipulativos y juegos, no es tiempo perdido, al contrario, eso ayuda y refuerza, hasta que entonces el ejercicio en particular sea más sencillo para el niño.

4. Incorporar libros vivos de matemáticas es algo que recomiendo. Compramos dos de los volúmenes de primaria de Life of Fred, y nos fascinan a las tres. Stanley, el escritor, es un apasionado de las matemáticas, y esa pasión transmiten los libros. El primero es sencillito desde el punto de vista de la aritmética a la que te expone, pero lo interesante es que te abre a más que el clásico 2 más 5 igual a 7. Los temas y terminología están hilvanadas en la historia, y son algo que yo como miope matemática nunca me daría por pensar, mucho menos traer a colación de una manera relevante.

5. Que si tu hijo está en segundo haciendo mates de tercero, o en tercero haciendo mates de segundo, lo importante es estar metido en matemáticas. Tengo presente no transmitirle señales obvias ni sutiles a mi hija de que va por detrás o por delante en nada, y en especial en matemáticas.

6. Lecciones de diez o quince minutos a mí me bastan, pero hay que ser constantes. Y añade más tiempo con juegos y actividades que le gustan y refuerzan conceptos pero no sólo, que nos unen como familia y nos hacen pasar buenos ratos.

7. No hace falta que tengas mil actividades planeadas, que compres o trasnoches preparando materiales. Utiliza primero lo que tienes, comienza a guardar aquello que te sea útil y gratuíto, y ponte unas metas de aprender uno o dos juegos nuevos al mes o cada tres. Metas razonables. Algo de lo que he aprendido mucho ha sido leyendo libros de consulta de matemáticas que tengo (y otros que he sacado de la biblioteca), así como algunos blogs como el de algoritmo abn, y hace poco que encontré Aprendiendo Matemáticas  en el blog de María. Tened vuestras fuentes de otros que disfrutan de las matemáticas para inspiración. Marvan siempre tiene muchas actividades sencillas y muy ilustrativas para las matemáticas también. De nuevo, no os saturéis de información. Muchas cosas sabemos y tenemos: dominós, juegos de cartas, el juego de tocado hundido que se puede hacer con un papel de cuadritos...

Estas semanas desde que volvimos, aparte de los dimes y diretes y volverme a replantear cosas, hemos jugado a la escoba, jugamos Boogle, Charades, el juego de los chocolates que me encontré por cuatro dólares en la tienda de segunda, disfrutamos de varios libros como de costumbre, en especial de Pinocho, y estamos avanzando en nuestro camino propio, en nuestro particular equilibrio cotidiano.






8 comments:

Zinnia Muñoz dijo...

Qué perros tan bonitos! Pobrecillo Chip... A tu amiga le devolvería la moqueta diciéndole "te lo adverti", que la culpa no fue de él...

Y lo de arcilla está chévere. Con lo de las impresiones a mí me gustaba mucho de niña coger monedas, ganchos, hojas, todo lo que tuviera relieve para ponerle encima una hoja de papel y rayar con lápiz para captar la impresión... Lo tengo de pendiente con los niños

Con las Mates yo no me afano pues cada vez que van a la casa de mis padres mi papá se sienta con ellos y les trabaja, también prefiero no meterme, es como su área de trabajo con los chicos y yo no interfiero. Para él ha sido todo un reevaluarse de métodos, pasos temas, qué enseñar primero y qué después... Él nunca se conforma y siempre se está repensando la enseñanza de las mates.

Y cuándo nos vemos? Tal vez esta noche? Llego como a las 8:30...

Silvia dijo...

Si, esta noche lo intento a esa hora, creo que si me vendra bien.

Que bonito que tu padre tenga ese proposito de darles a sus nietos esas lecciones y que busque como y por donde, y que le ponga tanto amor como se que le pone. A el es claro le apasionan las matematicas, y que mejor memorias que el abuelo trasmitiendoles ese amor a los nietos.

Y la moqueta es la alfombra que esta fija en el suelo, ojala y fuera una alfombrita libre, pero mi amiga no lo ve asi, y por una moqueta, independientemente de cuanto sea el importe que le cobren y le abonemos, no vamos Steve y yo a quedarle mal. Claro que yo estaba esperando que dijera que fueramos a medias, pero es como decimos, 'wishful thinking', osea, deseos vanos... en fin, la proxima vez si hay proxima, ja ja ja, tendremos que pensar en otra persona, y dejar muy claro que si el perro hace destrozos por algo que le dijimos no hiciera, no nos haremos cargo.

Te veo esta noche amiguita.

Marvan dijo...

¡qué perritos más monos!!!!!
Y la amiga, ya le vale....

Me ha gustado lo de: si el curriculum no funciona, no es que hay que cambiar de curriculum, sino utilizarlo de otra manera. Y es verdad. Porque muchas veces cambiando volvemos a estar con el mismo problema. Tenemos que utilizar las cosas como a nosotros nos convenga y no dejar que los libres nos manden, sino al revés.

Y gracias por mencionarme jejeje.

Eva dijo...

Hola Silvia, tienes unos perros preciosos!!! A mí me pasaba parecido a ti, tampoco me gustaban los perros, pero al casarme, como la familia de mi marido es de tener perros tuve que "tragar" y después comprendí la importancia de que los niños se críen con animales, aunque ahora tenemos problemas con nuestra perrita que tiene celos de la nena, pero eso es otra historia...


He estado fuera de la blogosfera (y casi del mundo) durante más de dos meses, pero estos últimos días he leído tus interesantes post de reflexiones y me han gustado mucho.

Me hace gracia porque creo que con las matemáticas has tenido un conflicto parecido al que yo tenía con la lectura, fíjate que yo a mi hijo con las matemáticas es que lo dejo totalmente unschooling y creo que estamos muy bien así!!!! No ha hecho en su vida una resta, pero apuesto a que sabe restar, y que el día que queramos aprender lo haremos en un ratito de nada!!!!

Con la lectura yo también llevo un proceso mejor, he aprendido también muchas cosas y me he relajado un montón. Sigue sin leer todavía, pero escribe bastante (en el PC o con mayúsculas) y estoy muy contenta de verle feliz en su proceso. Seguramente en el futuro habrá días en que me volverán las inseguridades y los agobios. Cuando cumpla siete años y no sepa leer seguro que paso dos meses con pesadillas ideando cosas para acelerar el proceso... pero ¿qué le vamos a hacer? es que yo soy así también jajaja

Un abrazo

Silvia dijo...

Eva, seguro que te llamé con el pensamiento, estaba pensando dónde estabais después de la mudanza y todo eso, y cómo os iba. Me agrada lo que me comentas. Espero con ganas tus nuevas entradas.

Creo que cuando como personas nos sentimos más cómodas con algo, matemáticas o lectura, lo opuesto se nos atrabanca un poco con los hijos, especialmente si tampoco parecen tener una predisposición, porque aseguro que hay niños que la tienen, eh, tengo una amiga que escribió algo como, mi hija sigue con su programa de MEP (las mismas mates que hacemos nosotras), y es toda una matemática nata (a natural), porque yo aseguro que no tengo tal inclinación... ja ja ja. (Quizá nunca se pusiera a ello. Mucho es que no nos lo enseñaron bien, eh.) Ella también es más de 'letras'. Pero me gusta cómo vamos todas compensando y disfrutando de aquello que en principio no nos llama tanto la atención. Yo soy una optimista, pienso que toda área del saber es merecedora de explorarse, y que todo puede ser emocionante... claro que, no en todo momento mi motivación para aprender equis o zeta es muy alta, ja ja ja. Cuando se trata de los hijos la motivación sube y conquistamos nuevas montañas granito a granito.

karla dijo...

Que bonitas obras de arte :), ya tiempo que no me metía a tu blog ni a ninguno! El mío ahí va , sencillito y carismatico como la autora :), le di su acomodada y una renovada sigo en eso.

Leí lo que escribiste de que te estabas abrumando como Silvia, veo que nos pasa a todas! ,en un principio andar checando blogs era por dos cosas: estar en contacto con otras mamas que educaran en casa y darme ideas para comenzar, entre mas pasa el tiempo tengo la confianza en que lo que yo enseñe o haga estará bien a nuestro lpropio ritmo sin copiar a nadie, siempre es lindo leer otros blogs ,ya no tanto para darnos ideas si no para estar en contacto y sentir que no estamos sola en este mundo del homeschool, que no soy la única que aveces se siente abrumada , que nadie es perfecto, me reconforta y me da animo para seguir adelante, no dejes de escribir aunque no comentes nada o visites otros blogs , tu blog a mi como todas tus seguidoras me inpiray motiva, a Silvia Amador la extraño tanto se que ahí esta, :), y aveces nos comunicamos pero esa partecita de ella que tanto me encantaba leer en su blog ya no esta, gracias a Dios que Paloma volvío a escribir porque también es de mis 5 favoritas te incluyo a ti por supuesto saludos!!!!

Silvia dijo...

Si, Karla, como dices yo tambien os sigo por estar en contacto y como dices al comienzo tomaba o intentaba tomar todo lo que podia de ideas... y ahora aunque tenga temporadas, me sirve para aclarar ideas,compartir, desahogarme de vez en cuando, ja ja ja, y llevar un diario de cosas que me gusta compartir.
Yo coincidi con Silvia Amador un poquito y tambien la echo de menos. Y me encanta tambien que Paloma siga escribiendo, verdad?

Gracias por dejarme el comentario, de corazon lo agradezco.

Besos

camisetas perros dijo...

Yo desde bien pequeeña también tenia fobia a las matemáticas! Se me daban bastante mal pero fue encontrar un profesor que las explicaba genial y me empezaron a gustar más y más, incluso llegué a pensar en estudiar la carrera!! Un beso guapa

 

De interés

Traducciones gratuitas


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Buscar en el blog

Seguir el blog por email