Autora invitada: Mara

Soy madre de una familia muy numerosa, donde en la educación de nuestros hijos hemos hecho mucho hincapié en el trabajo en equipo,algo así como "Todos para uno y uno para todos". Esto da unos resultados maravillosos.

Profundizando en la educación de CM me he dado cuenta que compartimos muchas ideas, quiere decir que hay una forma de actuar, una forma de ser y una forma de educar común a muchas personas. Lo más lindo es que siendo todas distintas y viniendo de distintas razas y lenguas tenemos algo en común y es que SOMOS PERSONAS, por eso nos dedicamos con tanta pasión a formar Personas.

Acompañamos a nuestro hijos por el camino de la vida, dándoles las herramientas necesarias: Dios, la naturaleza, la música, la lectura, la familia.

Me di cuenta leyendo  CM que siempre desde mi casa les he dado a los niños todo aquello que desde la escuela no recibían ,la música, un martillo y un clavo, pinceles, muchos colores, telas, agujas y lanas para tejer, masa para modelar, darles un espacio en la cocina, arcilla. En fin, TODO me ha servido como madre,como un espacio y un medio para descubrir los talentos de cada uno y así ayudar a potenciarlos.

Pero un día ,me quede helada cuando uno de mis niños, muy temprano por la mañana, listo para ir al colegio,me dice-   --- yo no entiendo mamá, ustedes nos educan, y nos mandan al colegio para deseducarnos.

Esas palabras, en boca de mi hijo de solo 12 años fueron el comienzo de una nueva etapa en la forma de impartirles conocimiento. Él había verbalizado lo que yo como madre pensaba pero no me animaba a dar el salto. Hoy estudian en casa y no solo eso sino que este niño de 12 años hoy es todo un adolescente hecho y derecho, que sabe lo que quiere, que sabe qué va a estudiar y lo que quiere ser en  la vida. Esta seguridad, autonomía y personalidad ha sido modelada en su hogar.

Hoy considero que educar a un adolescente en el hogar es muy positivo ya que en un mundo dualista donde todo da lo mismo es muy importante que se encuentren en un ámbito donde se les enseñe lo que está bien, lo que esta mal, lo que es lindo, lo que es feo, lo que es el vicio y lo que es la virtud.

Educando a mis hijos en el hogar los estoy ayudando a volar como las águilas y no como los murciélagos. ¿Por qué?, porque el murcielago vuela al ras del suelo, la noche es su horario, abre sus alas como atrapando al mundo y al minimo ruido se desorienta y cae.

Escrito por Mara.




 

De interés

Traducciones gratuitas


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Buscar en el blog

Seguir el blog por email