Homeschooling antes de los seis años

Hablando con Zinnia y amigas en su blog, surgió el concepto del homeschooling antes de los seis años que ella y otras consideran que es más crianza que homeschooling. Me pasa lo mismo. Cuando varias mamás me preguntan qué hacer y me dicen que tienen hijos todos menores de seis, o de seis, mi respuesta es que los instruyan en los hábitos, que disfruten, que lean ellas y se informen pero con gozo, no como impositivo. Que exploren, descubran, compartan, prueben. Que escuchen y se oigan a ellas mismas y que vayan entre todos encontrando su forma de vida que será su propio homeschooling o unschooling. En mi caso supimos que íbamos a optar por esto desde antes incluso de mi embarazo de mi hija mayor. Entonces desde que mi hija era bebé que comencé a leer sobre todo en aquel tiempo libros que relataban otras familias que tomaron esta vía. Como en mi país hay muchas mamis con sus hijos menores de seis años los cuales no van al colegio sino que están en grupos de SHM (stay home mom, o madre que se queda en casa), nunca tuve problema en tener un grupo de amistades siempre con quienes entre otras muchas cosas, compartíamos horas de juego, con quienes íbamos a parques, al museo de los niños al área infantil, y a los programas de la biblioteca donde cantábamos cancioncitas, donde a veces según crecían hacían una manualidad o les leían algún que otro libro.



En casa esos años fueron de convivencia, de mucho pintar, pasear, baños, meriendas compartidas, proyectos, cuentos, canciones, celebraciones con familia, con amigos, excursiones, muchos días de parque, y también es cierto estuve en un grupo donde teníamos que dar una pequeña clase, pero como estaba un poco lejos, tras un año lo dejamos, y al siguiente, ya con la mayor de casi cinco, encontré el grupo donde estamos ahora que es más que nada un grupo de apoyo y múltiples oportunidades de salidas, visitas, excursiones, y todo lo que se te ocurra.

Cuando digo que para mí no es importante ni necesario pasar horas de silla y mesa, papel y lápiz, antes de los siete años, no digo que mis hijas no hayan visto un papel cual oso cavernario, ni mucho menos. Ellas desde muy pequeñas no faltan de llevar libreta y bolígrafo a la iglesia y dibujan y escriben a placer. En casa igual. Desde siempre gastaron mucho más en papel que en pañales. Y desde que nacieron a ambas las leemos libros, y con ellas hemos plantado, construido, cortado y pegado, diseñado, bailado, viajado, cocinado, todo lo que imagines. Porque conviviendo, cuando no es uno es otro, nos apetece hacer tal o cual cosa desde muy pequeños.

Por eso imagino que es falta de rodaje el que muchas madres piensen que hay como que sacar tiempo doble al día para planear esto del homeschooling, como si consistiera en pre pensar actividades y lecciones y luego darlas como los maestros las ofrecen en las aulas. En mi caso no es así. Claro que planeo bastante, de un año y medio o así a esta fecha con más intensidad, pero todo es progresivo. Y las niñas. Bueno, ellas toman aquello para lo que están preparadas, nadie puede aprender por otro. Si ofreces y toman una décima parte, vas bien. Según Charlotte Mason es aquello con lo que se quedan los niños. Aquello que hicieron suyo por sí solos. Una idea sóla puede ser muy impactante y tener ramificaciones en el futuro que al día presente ni podemos atisbar.

Creo que otra dificultad reside en que si los hijos son más mayorcitos y uno los saca de la escuela, puede que tengamos el concepto de que hay que plantearles al super nivel que uno piensa que llevan en el aula todas y cada una de las materias que en ella se imparten. Aquí no quiero ir de chula porque lo que se espera de ellos en los exámenes, que uno se aprende y olvida, no me lo sé para nada. Ya desde tercero o cuarto de primaria es muy posible que no fuera capaz de pasar los exámenes en toda asignatura. Pero esto no implica que tanto yo, que soy adulta, como incluso un niño, no pudiéramos prepararnos en estos conocimientos requeridos si  el objetivo es tomar exámenes y pasar lo que haya que pasar... o no... ja ja ja, pero eso es otro tema.
Mi hija pequeña con 3 años. Ambas son muy dibujantinas desde siempre.

Creo que no estamos hablando de sacar a los niños de la escuela para en casa ponernos malamente y desesperados a darles lo que estarían llevando en la escuela, y pedir que les dejen rendir exámenes y volcarnos en esto. (Para mí con que hubiera acceso libre a un examen al final de secundaria sería suficiente, si es lo que requieren para otorgar título.) Esto que digo de sacar a los niños del colegio y seguir pensando en asignaturas y exámenes, para mí no es homeschooling sino que encima es poner al niño en una desventaja frente a sus compañeros de colegio, arrinconarlo en el temario de colegio en casa y frustrarlo con la inminencia de los exámenes sin siquiera tener la estructura de apoyo conocida de la escuela. Para eso prefiero que siga en el colegio y encargarme de que pase los exámenes allí, porque francamente, qué pereza tener que administrar examenes como en las aulas sin tener el apoyo de un director que, por ejemplo, en un caso en que el exámen de ciencias el puntaje más alto estuviera en los ochenta, te comunicaría que por consiguiente 85 es el nuevo 100. Eso en casa no lo vamos a saber. Es como tratar de hacer pan industrial en tu casa, ¡que no!, que mejor compras una barra de pan y fuera.

Como digo, no es mi caso el tener niñas grandecitas a quienes haya sacado del colegio. Pero, extendiendo el criterio porque se puede extender, pienso que haría lo mismo que he hecho y sigo haciendo. Primeramente leer sobre familias con niños mayorcitos que han desescolarizado. Segundo liberar a mi hijo de la educación entendida como la entiende el sistema escolar moderno. Tercero me tomaría con mis hijos un merecido descanso, un tiempo para para adaptarnos a nuestra vida sin escuela. Finalmente, disfrutar de lo que todo niño, joven y adulto debiera, de una educación rica en las artes liberales, un conocimiento y aprendizaje INTEGRAL, no desmembrado. Sobre este conocimiento integral hablaré en otro ratito.

Se puede. Se puede, se debe, se hará. Es otro de los lemas de mi querida Charlotte Mason.



 

De interés

Traducciones gratuitas


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Buscar en el blog

Seguir el blog por email