Sobreprotección y los cuentos de hadas

Del blog de Childligth USA os traigo esta cita:

We temper Life too much for Children.––I am not sure that we let life and its circumstances have free play about children. We temper the wind too much to the lambs; pain and sin, want and suffering, disease and death––we shield them from the knowledge of these at all hazards. I do not say that we should wantonly expose the tender souls to distress, but that we should recognise that life has a ministry for them also; and that Nature provides them with a subtle screen… (Vol. 3 pgs. 183,184).

Some of us will not even let children read fairy tales because these bring the ugly facts of life too suddenly before them.” (CM Vol. 3 p. 184)

Interferimos demasiado en la vida de los niños.---No estoy segura de que dejemos que la vida y sus circunstancias jueguen libremente su papel alrededor de los niños. Manipulamos en el viento demasiado hacia los corderos; el dolor y el pecado, la necesidad y el sufrimiento, la enfermedad y la muerte---escudamos a los niños del conocimiento de estos a toda costa. No digo que haya que exponer a estas tiernas almas a propósito a estas desgracias, sino que deberíamos reconocer que la vida tiene un propósito para estas desgracias también; y que la Naturaleza nos las presenta con delicadeza y protección... (Vol.3 páginas 183,184).

"Algunos de nosotros no dejamos ni siquiera que los niños lean cuentos de hadas porque presentan las cosas desagradables de la vida demasiado abruptamente frente a sus ojos". (CM Vol. 3 página 184)

Conozco a amigas que no leen a sus hijos cuentos de hadas, otras tampoco ningún tipo de ficción. Algunas familias no leen cuentos de hadas porque como dice Charlotte Mason piensan que son demasiado crudos, o porque tienen sus reservas con el tema de la magia. Otras familias ni siquiera leen ficción porque para ellos sólo lo "real" tiene valor, y que leer cuentos donde los animales hablan (cuando sabemos que en la realidad no es así), es sólo perder el tiempo. No voy a discutir ni criticar las razones de cada quien para hacer lo que hacen y leer lo que leen. Todos tenemos un criterio de lo que es adecuado y lo que no.

Pero sí leemos cuentos de hadas y ficción. ¿Por qué? Porque coincidimos con Charlotte Mason, para nosotros es algo valioso que los niños puedan entender el mundo en que viven, y eso pensamos se logra, por ejemplo, mediante los cuentos de hadas cuando no en la vida misma. Nosotros  llevamos a las niñas a funerales, hospitales, están al tanto de lo que pasa, sea bueno o no tan bueno. Lo preferimos a, por ejemplo, la televisión.

Por la misma razón desde siempre hemos leido la Biblia original, y aquellos pasajes que nos hablan de muertes, guerras, adulterio, suicidio, y lo que quiera que la historia contenga. Lo que sí que respetamos es no dar más información de la que ellos nos preguntan, porque sólo el niño sabe lo que quiere preguntar y él mismo se cuida de ahondar más o quedarse satisfecho con lo escuchado o vivido.

Podría aburriros con las ideas tan interesantes expuestas en el libro Ideas Have Consequences, de Richard M. Weaver, que me viene a la mente cuando escribo sobre esto. En él escribe reveladoramente sobre el atentado al decoro, que es directamente un ataque a la esencia del ser humano o simplemente una deshumanización a la que hemos sido objeto en el pasado siglo en los medios de comunicación, literatura, arte, publicidad, etc. Presentar las "cosas como son", en su crudeza o "realidad", es paradójicamente presentarlas distorsionadas, despojadas de lo que las hace humanas. En concreto él explica que cuando pasan una imagen de un suicidio por ejemplo en el que un hombre se tira a las vías del metro, al no conocer nosotros al hombre, al ver el hecho despojado de contexto, el cuerpo humano objetivizado, eso lo hace inhumano. Menuda ironía que en este siglo donde hemos visto y vemos en la televisión tanta guerra y violencia, ambas cosas no sean para muchos jóvenes y adultos más que imágenes vacías, fantasías, imágenes que tan pronto aparecen en el noticiero como en un videojuego.

Los cuentos de hadas serían, extendiendo las implicaciones de Weaver, humanos, reales como la vida misma. Las crueldades y violencia del mundo nos llegan en los cuentos de hadas y leyendas en un ropaje, en un contexto, en un lenguaje y con un simbolismo que nos permite acercarnos a ellas a todas las edades y captar aquello para lo que estamos preparados en cada etapa con respeto y decoro.



 

De interés

Traducciones gratuitas


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Buscar en el blog

Seguir el blog por email