Cambio y evolución


Este año ha sido un año de cambios. Del verano a la navidad, tuvimos una época difícil en casa. Por no sé qué razones, no hallábamos un ritmo de estudios ni de nada. Estuve pensando en ponerlas en la escuela porque quería desaparecer de casa, en serio, eran peleas entre ellas y discusiones conmigo por todo. Lo bueno es que, aun en medio de todo aquello, siempre podemos pedir perdón, al igual que Él nos perdona a nosotros cuando no lo merecemos. El amor siempre gana, y mi esposo nos ayudó mucho a mejorar nuestro día a día tan conflictivo.


Estos últimos tres meses parece que hemos entrado en una etapa más tranquila. Todo esto me ha ayudado bastante. Ahora nos tomamos el horario y currículo que siempre seguimos de manera muchísimo más relajada. Me ha costado muchísimo llegar a este momento, pero como todo lo bueno, no cambiaría los obstáculos que nos han hecho estar donde estamos.


No sé si habrá momentos en que tendré nuevas dudas y preocupaciones en cuanto al aprendizaje de las niñas, hoy por hoy me siento firme en mi visión de que no voy a correr detrás de currículos ni objetivos. Esa es una carrera perdida antes de empezarla. Siempre habrá lagunas, siempre habrá algo más que no se ha estudiado, cubierto, aprendido. Por eso no me preocupo por contenidos sino por el propio proceso de aprendizaje. Como dice mi amiga Karen Canon, que presentó en el retiro al que asistí en Colorado, en la primaria te preparan para la secundaria, en la secundaria para junior high, en junior high para high school. Y high school es una preparación para la universidad, la universidad es una preparación para un trabajo... Esto es de locos. ¿Es que acaso un niño de 4 años, de 7 años, de 11 años, no está YA viviendo una vida plena, para la que lo que hace, observa, piensa, lo está preparando a la vez que lo vive?

Mis días con mis hijas me los planteo como bendiciones que Dios me ha regalado, para cultivar el amor por Él, por su Creación, para establecer relaciones con los demás, y con la naturaleza, libros, ideas, etc. No vivo negando los exámenes, ni los futuros requerimientos, pero no rigen nuestros días. Cuando llegue el momento de prepararse para tal o cual cosa, confío en que mis hijas sabrán qué hacer y a qué y a quién recurrir para lograrlo. En lo que pueda las seguiré apoyando, en lo que no, le tenemos a Él que, mediante la providencia nos guía en este mundo.


Os dejo con un ejemplo de cómo aprender ciencias de la forma más sencilla y más impactante que conozco. Siempre supe, tras leer a Charlotte Mason, la importancia que le da a los paseos por la naturaleza con un pequeño objetivo que va creciendo en tiempo y detalle según los niños se hacen adolescentes. Confieso que por 5 años traté de desarrollar los principios de Charlotte Mason más por deber que por placer. Muchas de sus ideas son muy sencillas y eficaces, pero por lo mismo, como carecen de un currículo más definido, de imprimibles, horarios, videos, materiales, etc., uno no sabe cómo empezar o cómo manejarlo.

La idea es esta. Aprender a OBSERVAR. Fomentar una cultura de la CURIOSIDAD.

Qué HACER y qué NO HACER



- Salir con los niños a dar paseos por los mismos lugares en diferentes estaciones, incluso tu barrio

NO

- Estar constantemente señalando y tratando de que los niños se fijen en tal o cual cosa



- Empezar NOSOTRAS primero a fijarnos en lo que nos rodea (plantas, pájaros), poquito a poco ir identificando algo en cada salida, o cada vez que veamos algo (de camino a la compra, a la biblioteca, etc.)

En Facebook hay un grupo mundial que se llama PLANT IDENTIFICATION, aunque esté en inglés no os intimide, sólo subíis la foto y ponéis el lugar, por ejemplo, Madrid, Spain, y alguien en el grupo os dirá qué es, el nombre en latín por lo general, y uno busca luego, y apunta en un cuaderno este nombre y el común.

NO

- Instigar a que los niños (no importa la edad) dibujen tal o cual cosa que vean.



- Dependiendo de la edad de los niños, decidles que los primeros 10, 20, o 30 minutos del paseo, (sobre todo si lo hacéis con otras personas), son para observar, no para charlar con los amigos. Si el niño o adolescente charla con otros tendrá que ir al lado tuyo hasta que ese corto tiempo de observación pase. Procurad tener un tiempo antes de esta observación para que conversen, y todo el tiempo que podáis después para compartir comida o merienda, y juego o charla entonces. Si después de observar quieren dibujar, bien, si no, bien.

NO

- Esta es mi opinión, otros seguro que pensarán diferente, pero aprender a observar nos enriquece tanto, y una vez que los niños cultivan sus sentidos, ellos solos se absorben en mirar alrededor y descubrir muchas cosas. Yo no dejaría pasar oportunidad en cada salida de cultivar este don de observar y dar rienda suelta a nuestra curiosidad nata.

LO MÁS IMPORTANTE



- Dejar que hagan preguntas y conjeturas, y escucharles sus razonamientos y pesquisas.

NO

- POR FAVOR, NO RESOLVÁIS TODAS SUS DUDAS, NO CONTESTÉIS TODAS SUS PREGUNTAS, NO HAY QUE CORREGIRLES. Si por ejemplo hacen una deducción incorrecta, paseos futuros y observaciones futuras, o lecturas que hagan, les mostrarán que estaban equivocados. No hay nada como UNO aprender de sus propias conjeturas, observaciones, y errores.

Aún recuerdo que por dos años dibujé una flor de un arbusto que creí ser Hawthorne tree, y que era flor de ciruelo Mejicano (Mexican Plum).


Siento muchísimo el no saber de libros en español que os pudieran servir. Aquí os muestro unos cuantos que he comenzado a utilizar o que ya llevamos utilizando un tiempo. Si sabéis de títulos, por favor, aprecio si me los decíis en los comentarios. Pero puedo compartir la idea para encontrar libros que nos ayuden al estudio de la naturaleza. La idea es la siguiente. Lo que funciona es lo que se utiliza. Así puede haber un libro espectacular, que si no lo abrimos, no conectamos con él, no nos apañamos a inegrarlo en el día a día, no va a contribuir nada a nuestro aprendizaje.

Los dos primeros libros, Trees and Butterflies (árboles y mariposas), son de Norteamérica. Son sencillos y valiosos porque hablan de los grupos grandes de árboles y mariposas que son muy comunes en nuestra zona. Los compré la semana pasada apenas, cuando estaban las niñas en clase de ballet. Lo que hice fue leer un capítulo de las mariposas, y de vuelta a casa en el coche, les conté algo fascinante sobre una especie de mariposa que vemos a menudo. Tan fácil como eso.

Naming Nature es un libro que tiene un párrafo corto por cada día del año, algo así como un almanaque de naturaleza. La escritora nos cuenta algo que vió y aprendió ese día del año. También es un libro de Norteamérica y la escritora nos cuenta datos fascinantes de cosas tan comunes que ni les prestamos atención.

Por último, Texas Young Naturalist es un libro que trata de la naturaleza que observamos en nuestro estado, Texas. Este libro tiene capítulos cortos, y leemos uno cada semana o cada dos.

Para mí el secreto es tener una buena retroalimentación entre salidas, observación, y los libros. Los libros sólos no cobran vida si no vemos las cosas en persona. Las salidas, si son sólo paseos sin nunca tener un guía, o sin dedicar unos minutos a observar y resolver dudas al volver, no nos llevará a aprender y descifrar lo que la naturaleza tiene para nosotros, para que cada uno lo observemos de primera mano.

Este sábado pasado fue increíble. Estuvimos sentadas al borde de las aguas estancadas, frente a las hierbas que lo circuncidan, cuando una de nosotras vió en la tierra el esqueleto de una libélula. Según observé con más atención, me dí cuenta de que había varios de estos esqueletos llamados exuvia. Estaba en el tallo de la hierba, como un helicóptero abandonado.


En la foto superior, hacia la mitad, en una hoja en la sombra, veréis algo amarillo, es la exuvia. En la foto de abajo, algo desenfocada, veréis la exuvia. Recordamos una de las "Párables of Nature" (un libro de Margaret Gatty que leimos y aún leemos), en el que una de las parábolas trata de las larvas de libélula que ven a las ranas cómo abandonan el estanque y vuelven a él, y que les dicen que ellas también lo abandonarán un día y no volverán, y dudan ellas de qué habrá algo más después de su vida como libélula en las hierbas del estanque.


En fin, las conexiones y los descubrimientos llegarán. No hace falta tener libros complicados de ciencias, ni mucho menos en los años primeros. Estas observaciones y anotaciones comienzan simples, y los mismos niños evolucionan con el tiempo. Podéis ver aquí 10 años de diarios de naturaleza.

4 comments:

Marina dijo...

Me encanto esta entrada Silvita!!!..y que lindo que estén disfrutando asi!

Ya me apunté esos libros que sugeriste y los reserve en la biblioteca, que necesito algo asi mas sencillo para aprender yo, porque con el HoNS , al ser tan grandote, se me hace incómodo y nunca lo agarro...una pena pero por ahora no me va. Gracias!! (^-^)

Silvia dijo...

Oh, gracias por el comentario.
A mi me pasaba lo mismo, nunca me hice con el HONS, mientras que estos otros libritos nos resultan muy practicos.

Natalia Rivera V. dijo...

Hola Silvia,
A mí y a mi esposo nos apasiona la naturaleza y es parte muy importante del homeschooling con mis hijos. Veo ya los resultados sobretodo con mi pequeño de 4 años que no hay ido nunca a la escuela y tiene una facilidad para encontrar e identificar especies. Pero no es eso lo importante sino cuántas preguntas se hace, así que es como que el contacto con la naturaleza activa su capacidad de seguir preguntándose más. Quería dejarles un enlace de un recurso gratuito que tiene placas de identificación de muchas especies de varias partes del mundo. Hacen click en el área donde viven y después buscan si hay placas de su país. Son muy útiles. ¡Gracias por compartir, me gusta mucho leerte!
Natalia Rivera V.
http://fieldguides.fieldmuseum.org/

Silvia dijo...

Natalia. Qué bonito lo que nos cuentas de tu nene. Es un naturalista nato. Que Dios le guarde esa curiosidad, y enhorabuena por darle ese regalo que es el poder salir, ver el mundo, hacer preguntas... Y NO CONTESTÁRSELAS, dejad la satisfacción tremenda de encontrar las respuestas (incluso equivocadas, porque uno se rectifica cuando sigue observando y se dá cuenta del error en algunas conclusiones). Me encanta el recurso, muchas gracias.

 

De interés

Traducciones gratuitas


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Buscar en el blog

Seguir el blog por email