Historia y Geografía


Una mami homeschooler me pregunta cómo abordar la geografía, o cómo incorporar el estudio de la geografía en el estudio de la historia según Charlotte Mason.

Algunas cositas antes de responder. Primero deciros que sigo editando el libro de Karen Glass que con tan profesionalmente y con tanto cariño ha traducido un grupo de traductores voluntarios. Creo que estará listo a principios del 2017 (si no antes). El libro es una versión acortada del volumen 6 de Charlotte Mason, Hacia una filosofía educativa. Karen, como leeréis en la introducción, eliminó del libro original poemas, citas, menciones a personas, libros, y eventos, y todo lo que en el siglo pasado ayudaba al lector que estaba familiarizado con esos datos del momento, pero que al lector moderno, en lugar de ayudar, nos desconcierta. Y le ha quedado a Karen un libro conciso que nos ofrecerá la visión de la educación de Charlotte Mason a la que llegó tras años de experiencia y de investigación. El libro tiene una sección donde se habla de la historia y geografía, y de ahí podemos hacernos una idea de cómo abordarlo nosotros hoy en día.

También quiero comentar que esto de cómo integrar la geografía y la historia no es algo exclusivo de Charlotte Mason, sino que muchos padres y maestros conocen estas ideas y las practican a menudo. Lo que voy a compartir es un ideal de algo de lo que se podría hacer. Nosotras no hacemos todo lo que voy a sugerir en este post. Lo que cada uno hagamos dependerá de la edad y la capacidad de los niños. 

La geografía puede referirse a geografía física (accidentes naturales, ríos, montañas, océanos), o política (ciudades, capitales, economía). La geografía cruza sendas con muchas otras humanidades como la historia, ciencias naturales, economía. Una de las más importantes ideas de Charlotte Mason, era la de una educación sintética y, aunque no empleó esta palabra, orgánica. Conocimiento sintético como lo opuesto a analítico. Analítico es cuando diseccionamos algo, cuando estudiamos el detalle, los datos, tiene que ver con la especialización. Lo sintético es el conocimiento abordado como un todo, como un organismo. Una pregunta analítica tras mirar un cuadro sería, ¿cuántas columnas tenía el edificio representado?, una pregunta sintética sería, ¿crees que podrías decir qué momento del día refleja el cuadro, mañana, tarde, noche?

Todo esto para decir que, si bien podemos (y también debemos) abordar la geografía como asignatura por sí sola, también podemos buscar la manera de no divorciarla de la historia y las ciencias naturales. Cuánto espacio y tiempo tome la geografía en las lecciones de los niños varía y crece con ellos.

¿Qué hacer en cuanto a geografía con los niños?

En los años primeros, Charlotte Mason nos anima a que los niños estén familiarizados con lo que les rodea. Sugiere que trabajemos en mapas sencillos, de nuestra casa, de nuestro vecindario. Que visiten ríos, montes, llanuras, el terreno en que vivimos. Aquí podéis leer lo que tradujo Marina en cuanto a geografía en los primeros años.

Cuando el niño llega a los primeros años escolares, las lecciones aún son cortas, pero la geografía tendrá -idealmente-, un tiempo semanal. Aprovechando aquello que leamos de historia o literatura, una vez a la semana podemos dedicar al menos 10 minutos a localizar algún lugar físico o político en un mapa imprimido, o simplemente localizarlo en un atlas. Es bueno tener unos cuantos mapas en hojas de papel, y yo las meto en el libro o libros a los que pertenece el mapa. Si no tengo un mapa preparado, pero he apuntado "mapas" en mi rotación, hago pausa y subo a imprimir, o saco el atlas y localizamos, o nos fijamos en los mapas que tienen algunos libros que usamos este año. 

En años anteriores, hemos leído por seis meses o incluso un año, libros que trataban, por ejemplo, de los viajes de una canoa de madera desde Canadá hasta Francia, y seguimos el viaje en un mapa -cada dos semanas o tres, en vez de lectura, sólo nos fijamos en el mapa-. Otro año leímos un libro de Marco Polo, y seguimos sus viajes en un mapa de Asia igual cada dos o tres semanas. El año que aprendimos sobre los comienzos de Estados Unidos, aprendimos sobre la geografía del país a la vez que cómo se formaron los primeros estados. El año pasado leímos el libro de Hillyer de geografía que nos habla de diversos países y sus peculiaridades y en la historia vimos un poco de los exploradores del Oeste de EEUU. Este año, sólo con la mayor, estamos viendo en una clase en un grupo que nos juntamos una vez a la semana, 10 lugares en EE.UU (bueno, 9, el último es Popocatepetl, México). Al ser las niñas mayores, (y eso que este año los planes son muy poco en comparación con otros años, porque siendo realistas, no podíamos con tanto contenido), uno de los libros que leemos es "The Sea Around Us" (El mar a nuestro alrededor), y contiene mapas con los océanos que simplemente observamos. En cuanto a historia, estamos en la edad antigüa, y también tenemos mapas en nuestro libro de historia donde identificamos Troya, Creta, Knossos, Acacia, el Mar Negro, etc. 

Por si ya alguna de vosotras empieza a sentir que sus hijos no han aprendido nada de geografía, o que no han hecho nada de esto que cuento, recordad que los niños se quedan, según Charlotte Mason, con un 10% o menos de lo que les presentamos. A casi todos los niños les encantan los mapas. También he imprimido mapas, unos con nombres, otros en blanco, y ellas los han rellenado. Algunos niños retienen todo esto, y cuando les presentas el mapa en blanco por segunda o tercera vez, lo rellenan sin problema. Otros niños no recuerdan tantos puntos en el mapa, pero os aseguro que, poco a poco, después de haber situado lugares en los atlas, de haber trabajado con mapas, y de haber escuchado o leído y narrado lecciones de geografía, van adquiriendo su conocimiento geográfico no sólo del mundo como es hoy, sino mapas de la antigüedad también. Y de pequeños no hay que complicar mucho lo de la geografía, según crecen, los libros de historia y naturales suelen contener mapas, o prestarse a encontrar lugares en mapas que uno puede imprimir fácilmente, o si no imprimir, ver de alguna manera. 

Sé que Paloma está leyendo con los niños Mi familia y otros animales. Este libro parece más de ciencias, pero en Ambleside Online lo califican como de geografía. Aún no lo hemos leído nosotras, pero imagino que se presta a encontrar los lugares mencionados en un mapa. Otra amiga lee un libro sobre Israel, y con él aprenden en casa sobre la geografía tan interesante de la zona, en el pasado y en el presente. 

También deben existir en español diversas biografías de personas de relevancia en cuanto a la geografía, como David Livingstone, y muchos otros aventureros a lo largo de la historia.

Y por supuesto, la geografía que uno aprende viajando, con mapas de los lugares visitados, desde una visita a un parque cercano, hasta la visita a otros países o ciudades. 

Yo diría que lo más importante es designar en nuestros planes (que pueden ser muy detallados o simples, dependiendo de nuevo de las edades y la dinámica de nuestro hogar -o grupo de alumnos, etc.-) un tiempo semanal, o con la frecuencia que consideremos apropiada, a la geografía. 

Después de escribir este post, incluso yo misma tengo que imprimir un par de mapas que sería bueno tener. 

Otros recursos:

Sugerencias de libros de geografía que recopilamos Marina y yo. (Si tenéis otras sugerencias de libros, por favor compartidlas).

El librito de Geografía Elemental que escribió Charlotte Mason y que tenemos a la venta.

 

De interés

Traducciones gratuitas


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Buscar en el blog

Seguir el blog por email